El Mundial de Brasil se «carga» a los primeros seleccionadores

Prandelli, Zaccheroni, Queiroz y Luis Fernando Suárez han presentado la dimisión tras la eliminación de su equipos


El Mundial de Brasil ya se ha cargado a los primeros seleccionadores. Las eliminaciones de algunas selecciones han hecho que algunos técnicos presenten su dimisión y que otros estén en la cuerda floja. Cesare Prandelli, Luis Fernando Suárez, Carlos Queiroz y Alberto Zaccheroni se han convertido en las primeras víctimas de un Mundial que ha dejado en la cuneta a selecciones que hace diez días optaban al título.

El primero en caer fue el seleccionador italiano Cesare Prandelli. El segundo desastre consecutivo en los Mundiales de la azurra ha llevado a que la selección italiana se prepare para una renovación total que va desde el presidente de la federación hasta los jugadores pasando por el entrenador. Aunque Prandelli repartió culpas por el fracaso en esta cita mundialista ente árbitros, clima y jugadores, el técnico no esquivó la autocrítica. «Asumo la responsabilidad deportiva», fue la frase con la que evidenció su dimisión. Italia empezó ganando a Inglaterra, pero sus derrotas ante Costa Rica e Uruguay mandaron a la azurra de vuelta a casa sin pasar la fase de grupos.

Alberto Zaccheroni fue el siguiente en anunciar su renuncia como técnico de Japón. Los nipones llegaron a Brasil siendo la selección más potente de Asia y con el objetivo de colarse en octavos en un grupo relativamente asequible que completaban Colombia, Grecia y Costa de Marfil. Zaccheroni había conseguido reunir bajo su batuta una generación talentosa aunque con serias limitaciones de cara a portería. El equipo asiático perdió 2-1 en su debut ante Costa de Marfil, empató a ceros ante Grecia y sufrió una contundente derrota por 4-1 ante Colombia en el último partido. Aunque Zaccheroni había dicho que esperaría a llegar a Japón para sopesar su futuro con el equipo, el técnico italiano decidió presentar su dimisión estando todavía en territorio brasileño.

Cinco minutos después de que Honduras cayese por 0-3 ante Suiza en el último partido de su grupo, Luis Fernando Suárez anunció su renuncia a seguir liderando el combinado catracho. El entrenador, que asumió la dirección de Honduras en marzo del 2011, consiguió llevar a los centroamericanos a su tercer Mundial de la historia, en el que no pudieron conseguir ninguna victoria.

Carlos Queiroz es la cuarta víctima de los banquillos en lo que va de Mundial. El portugués confirmó que dejará la dirección técnica de Irán, pero recalcó que fue «un gran honor» trabajar con la selección persa. Aunque el adiós de Queiroz fue una despedida anunciada ya que el técnico había anunciado unos días antes su desvinculación por diferencias con la federación y el Ministerio de Deportes del País. Irán llegó hasta la última jornada con opciones de meterse en octavos, pero su derrota ante Bosnia los condenó a la eliminación.

Otros, en la cuerda floja

Junto a las renuncias de Prandelli, Zaccheroni, Luis Fernando Suárez y Queiroz hay otros seleccionadores cuya continuidad pende de un hilo. Su trabajo, condicionado siempre más a los fracasos que a los éxitos de sus equipos, ha quedado en entredicho tras el Mundial. Es el caso de Vicente del Bosque, Roy Hodgson o incluso Paulo Bento.

El caso más flagrante fue el del seleccionador español. España, actual defensora del título, estaba entre las candidatas a hacerse con el título. Pero el mal pie con el que empezó ante Holanda se extendió hasta el partido de Chile y así la campeona dijo adiós a las primeras de cambio. Durante la última semana en Curitiba el ambiente de la selección se vio enrarecido por detalles que han llevado al seleccionador a plantearse su continuidad. Aunque la Federación lo apoya, Vicente del Bosque ha dejado claro que se irá si es «un estorbo».

Roy Hodgson también sufrió un duro varapalo con Inglaterra, pero lejos de ver su puesto peligrar, el seleccionador inglés mira con optimismo hacia el futuro. El seleccionador confía en formar un grupo basado en jugadores jóvenes que puedan afrontar de modo competitivo las próximas competiciones internacionales.

El seleccionador Paulo Bento tiene su futuro pendiendo de un hilo. Portugal tiene remotas posibilidades de clasificarse para octavos de final y desde que arrancó el Mundial fueron muchas voces en su país las que pidieron la dimisión. Habrá que esperar a ver qué pasa con los lusos para saber si Bento continuará dirigiendo o no a la selección portuguesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Mundial de Brasil se «carga» a los primeros seleccionadores