Rafa Nadal y Roger Federer avanzan a la segunda ronda de Wimbledon

El tenista español tuvo que remontarle un set a Martin Klizan mientras que el suizo solo ceció cinco juegos en los tres sets disputados


El español Rafa Nadal, número uno del mundo, se repuso de un primer set en contra ante el eslovaco Martin Klizan, 51 del ránking, para firmar después su pase a la segunda ronda de Wimbledon (4-6, 6-3, 6-3 y 6-3), en cerca de tres horas. El mallorquín, que el año pasado cayó en el primer partido del torneo ante el belga Steve Darcis, se medirá ahora al checo Lukas Rosol, número 52 de la ATP, el tenista que hace dos años le envió a casa en la segunda ronda en el All England Club.

A sus 28 años, Rafa Nadal alcanzó la victoria número 700 en el circuito, una frontera simbólica que tan solo han cruzado otros diez tenistas en la historia.

«Este tipo de partidos son peligrosos. Ya sabía que es imposible jugar al máximo en el primer partido. Mi meta era ganar. El siguiente partido también será duro», afirmó Nadal tras el duelo. «No he jugado mucho en hierba en los últimos años y eso afecta tanto al ritmo como a la confianza. Hay que luchar cada punto, no hay otro camino», dijo el español.

Rafa Nadal ha entrenado en los últimos días su servicio con especial intensidad con el objetivo de superar con garantías los dos primeros golpes de cada punto, quizás el aspecto más débil de su juego en hierba, pero aún así estuvo desafinado durante la primera hora. El mallorquín, dos veces campeón en Wimbledon (2008 y 2010) se concentraba en imprimir fuerza a sus tiros desde el fondo, pero se sorprendía una y otra vez ante las dejadas con las que Klizan insistía en cazarle con el paso cambiado.

La central estalló en murmullos cuando el primer parcial cayó del lado del eslovaco y volvieron a la mente del público de la pista central los nombres de Darcis y Rosol, dos desconocidos en el circuito hasta que derribaron a Nadal a las primeras de cambio en las dos últimas ediciones de Wimbledon. El eslovaco casi se veía incluido en ese selecto club cuando disfrutó al inicio del segundo parcial de tres bolas de rotura, pero el español recobró allí el pulso del partido.

Rafa Nadal ganó agresividad y comenzó a buscar con más insistencia el revés del eslovaco, ahora sí superado por el empuje del número uno del mundo, que cerró el segundo set con un saque directo y, lanzado, se anotó también el tercero.

El noveno título de Roland Garros, conquistado hace apenas dos semanas en París, ha infundido ánimos para afrontar con confianza el que quizás es el torneo más exigente para el físico del español, marcado por una lesión de rodilla que está superada, aunque no olvidada, y con molestias recurrentes en la espalda.

Superados los problemas iniciales ante Klizan, Nadal arrancó el cuarto set con un juego en blanco, insistiendo en enviarle al eslovaco bolas hacia la derecha que el zurdo sufría para devolver.

Nadal, firme al servicio en el segundo tramo del partido, cerró con solvencia un duelo en el que se habían aparecido los viejos fantasmas de años anteriores en la central del All England Club, donde el español no muestra su mejor cara desde 2011, cuando perdió la final ante el Djokovic más inspirado de su carrera, el que ganó Australia, Wimbledon y Estados Unidos la misma temporada.

Con la victoria de Nadal, que dejó escapar una bola de partido con 5-3 en el cuarto set antes de cerrar su duelo, y las de Federer, Djokovic y el británico Andy Murray en primera ronda, los cuatro primeros favoritos están listos para continuar la batalla por Wimbledon en la segunda.

Federer arrolla a Lorenzi

El suizo Roger Federer, cuarto cabeza de serie en Wimbledon, selló su pase a la segunda ronda al destrozar al italiano Paolo Lorenzi por 6-1, 6-1 y 6-3, en una hora y 33 minutos. Federer, de 32 años y cuarto jugador del ránking de la ATP, lució su mejor juego en la pista 1 del All England Club de Londres, donde ganó el primer set en tan solo 24 minutos al italiano, también de 32 años y número 83 del mundo.

«Siempre estuve por delante en el marcador. Es más fácil jugar de esa forma. Muchas veces, además, tuve la oportunidad de romper. Fue un partido sólido. Serví bien, resté bien e intente jugar más hacia delante», afirmó Federer.

Lorenzi no pudo parar el juego del suizo en el primer duelo en el que ambos se enfrentaban y se quedó de nuevo a las puertas de la segunda ronda, como ya le ocurrió el año pasado. Fue un partido aparentemente sencillo para el suizo, que en la próxima ronda se enfrentará al ganador del encuentro entre el luxemburgués Gilles Muller, que ocupa el puesto 103 en la ATP, y el francés Julien Benneteau, número 46.

Federer ha llegado a Londres después de ganar por séptima ocasión en Halle, en cuya final venció al colombiano Alejandro Falla, dispuesto a conquistar su octavo título de Wimbledon, lo que supondría el décimo octavo Grand Slam de su carrera.

Para ganar, Roger Federer ha cambiado su forma de juego y, como hacía en las primeras ediciones del torneo en las que participó, ahora sube mucho más a la red y volea más. «Creo que esos cambios podrían ser una pieza extra en el puzzle que me podría llevar a avanzar (en el torneo). La raqueta me está ayudando también a sacar con más potencia, con mejor porcentaje», comentó el suizo.

Roger Federer explicó que valorará contra quién puede subir a la red y contra quién es mejor no hacerlo. «Si no puedo, tendremos que confiar en mi juego en la línea de fondo, en los primeros saques, los restos, los primeros golpes. Es importante tener la confianza para golpear de volea, algo que me encanta hacer en hierba. Hay muchas pequeñas cosas que van a funcionar para mí», añadió.

Tres saques directos y un juego ordenado sin errores le sirvieron al suizo para superar sin dificultades el primer parcial, en el que el italiano apenas tuvo tiempo de anotar ningún punto. En apenas media hora y con el mismo marcador, Lorenzi capituló en el segundo y afrontó el tercero sin apenas oponer resistencia a Federer, líder en esta superficie con catorce títulos sobre hierba a sus espaldas.

Feliciano sigue adelante

El español Feliciano López venció en un disputado encuentro de primera ronda de Wimbledon al japonés Yuichi Sugita, por 7-6 (6), 7-6 (6) y 7-6 (7), en dos horas y 45 minutos. Al saltar a la pista 12 del All England Club, López, que anotó 20 saques directos en el partido, se convirtió hoy en el primer español que supera la barrera de los 50 grandes torneos.

A sus 32 años, el toledano supera en número de Grand Slam disputados a compatriotas como Carlos Moyà (47); Juan Carlos Ferrero y David Ferrer (46), Rafael Nadal (38) y Manuel Santana (23).

López debutó en Wimbledon tres días después de conquistar por segundo año consecutivo el torneo sobre hierba de Eastbourne (Reino Unido), en una final ante el francés Richard Gasquet (6-3, 6-7(5) y 7-5).

El español, que lleva 14 años entre los 100 mejores tenistas del mundo, se presenta por décima tercera vez en Wimbledon, el Grand Slam que mejor se adecúa a su juego.

Ha sido en el All England Club donde López ha logrado meterse entre los 16 mejores de un gran torneo en tres ocasiones (2005, 2008 y 2011), un territorio desconocido para él en otros Grand Slam.

En Wimbledon, el español mantiene un registro de 26 victorias y 12 derrotas, por encima del 17-12 de Australia y Estados Unidos, y el 8-14 que ha cosechado en París.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Rafa Nadal y Roger Federer avanzan a la segunda ronda de Wimbledon