Wimbledon abre sus puertas sin un claro favorito en el All England Tennis Club

Todas la miradas apuntan a Rafa Nadal, Novak Djokovic, Andy Murray y Roger Federer, pero su estado de forma no convence para llevarse el título


No todo lo que rueda sobre el césped es una pelota de fútbol. Mientras el planeta deportivo dirige su atención al Mundial de Brasil, el tenis se prepara para el inicio de Wimbledon, su cita más tradicional y emblemática.

La mítica hierba londinense abre este lunes sus puertas a dos semanas de acción que se presentan sin un claro favorito, aunque todas las miradas apuntarán casi exclusivamente al cuarteto que domina el tenis desde hace años: Rafa Nadal, Novak Djokovic, Andy Murray y Roger Federer.

Andy Murray comenzará este lunes ante el belga David Goffin la defensa del histórico título que conquistó el año pasado en el All England Club, cuando rompió una sequía de 77 años sin títulos para los locales. Aquel trofeo del escocés, celebrado como una gran gesta en todo el Reino Unido, fue tal vez el punto más alto en la carrera de Andy Murray, ganador también del Abierto de Estados Unidos del 2012, pero desde entonces no pudo volver a desplegar su mejor juego debido a una operación de espalda a la que fue sometido a fines del año pasado.

«Me siento nervioso, pero eso es bueno, me gusta. No es algo diferente al año pasado. Siempre cuando vuelves a un Grand Slam hay nervios y presión», comentó Murray, que afrontará su primera gran prueba con su nueva e inesperada entrenadora, la exjugadora francesa Amelie Mauresmo. «Espero estar en condiciones de ganar el torneo. No puedes empezar lento, debes intentar en forma desde el primer partido. Estaré listo para mañana», anunció.

El lunes también será el turno del debut de Djokovic, que debido al sistema de preclasificación que utiliza Wimbledon será el máximo favorito pese a ser el segundo del ránking por detrás de Nadal.

El serbio, campeón del certamen en 2011 y finalista en 2013, llega al duelo ante el kazajo Andrei Golubev con algunas dudas por una lesión que arrastra en la muñeca derecha y que este año le ha impedido brillar como en otras temporadas. «En este momento no siento ningún dolor», dijo el sábado el serbio, que debió cancelar hace pocos días su participación en un torneo de exhibición en Londres debido a las molestias que arrastra en la mano. «Cuando cambio de superficie, especialmente de la arcilla al césped, siento una sensación un poco extraña en la muñeca», explicó. «Pero ahora está bien, así que espero que siga de esta manera».

Otro de los grandes favoritos que llega con dudas es Rafa Nadal, ganador hace apenas dos semanas de su noveno título en el Roland Garros. El español no gana desde hace dos años un partido en la hierba y viene de caer sorpresivamente en los octavos de Halle, su primer contacto con la superficie en los últimos 12 meses. Sin embargo, confía en volver a brillar en Wimbledon, donde se coronó en 2008 y 2010.

«Estoy haciendo las cosas bien. Me siento mejor que los últimos dos años», señaló el número uno del mundo. «He estado entrenando duro desde que he llegado aquí. Más de lo habitual. He practicado más horas de las habituales para un torneo. Eso es positivo, porque mi físico me está permitiendo hacerlo», agregó el español, que se medirá en primera ronda al eslovaco Martin Klizan.

Roger Federer, en tanto, afrontará posiblemente una de sus últimas oportunidades de ampliar su récord de 17 títulos de Grand Slam, cada vez más amenazado por un Rafa Nadal que ya suma 14. «Siento que si las cosas hacen click aquí, estaré en condiciones de ganar el torneo», dijo el suizo de 32 años, que viajó a Londres acompañado de su esposa y de sus cuatro hijos. Su rival en el debut será el italiano Paolo Lorenzi.

Cuadro femenino

Entre las mujeres, la estadounidense Serena Williams parte como favorita a ganar su sexto título en Londres, aunque llega con algo de incertidumbre tras quedar prematuramente eliminada en Roland Garros.

La revitalizada rusa Maria Sharapova, reciente ganadora en París, se presenta como otra seria aspirante en un torneo que no tendrá a su defensora del título, la francesa Marion Bartoli, que anunció su retiro poco después de coronarse el año pasado.

Con el Mundial de Brasil en pleno desarrollo, el tenis reclamará su cuota de atención como lo hizo en 2010, cuando el partido entre el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut, definido en un 70-68 a favor del norteamericano en el quinto set, se convirtió en el más largo de la historia y robó muchas miradas a lo que ocurría en Sudáfrica.

Pero en caso de que la gesta no se vuelva a repetir, eso no sería un problema para los jugadores y en especial para el presionado Murray. «Me gusta el fútbol y disfruto de la Copa del Mundo. No tendré que escuchar a la gente hablando sobre mí en Wimbledon», admitió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Wimbledon abre sus puertas sin un claro favorito en el All England Tennis Club