Dorsey sufre insultos racistas durante el Real Madrid-Barcelona

Un aficionado le hizo gestos de mono en el primer partido de la fina de la ACB


Redacción

El baloncesto español tampoco se libra de la polémica del racismo que sacudió al fútbol en los últimos meses de competición. En el primer partido de la final de la Liga ACB entre Real Madrid y Barcelona, el pívot azulgrana Joey Dorsey tuvo que ver como aficionado del equipo blanco le hacían gestos de mono hacia su persona, en los tensos últimos instantes del encuentro que acabó ganando el conjunto culé.

Dorsey fue sustituido por Pascual en un lance del partido disputado en el Palacio de los Deportes de Madrid. Cuando se dirigía al banquillo, recibió los gritos de la grada y él respondió encarándose. Ya sentado, pudo ver cómo uno de los aficionados imitaba a un mono mientras se dirigía a Dorsey. Las imágenes vuelven a poner en cuestión el tema del racismo en los recintos deportivos españoles. Un debate que saltó a todos los medios extranjeros cuando Dani Alves decidió comerse un plátano que le tiraron desde la grada en Villarreal, y cuando Diop reaccionó de manera contundente al recibir insultos de aficionados del Atlético de Madrid en el campo del Levante.

Los gestos de mono saltaron a las primeras planas de todos los informativos en un escenario mucho más pequeño, en el campo del modesto Llagostera, cuando una aficionada del equipo catalán vejó al delantero del Racing de Santander Kone. La mujer, delante de niños de pequeña edad, imitó a un mono ante el africano. Acabó perdiendo su puesto de trabajo en el museo del Barcelona ant la gravedad de las imágenes.

Real Madrid y Barcelona disputan esta noche del sábado el segundo partido de la final de la Liga ACB. El club blanco no ha comunicado reacción alguna ante los insultos racistas de su aficionado hacia Dorsey.

Reacción de la ACB

La ACB ha reiterado su total «repulsa ante cualquier conducta de xenofobia, racismo o intolerancia en el deporte en general y en sus competiciones en particular», en relación al gesto. «En ningún deporte pueden tener cabida conductas ofensivas y discriminatorias hacia las personas en función de su color y raza», señala en una nota.

«La Asociación de Clubes quiere dejar claro que el público asistente a los encuentros de las competiciones ACB destaca por su excelente comportamiento, mostrando siempre una actitud ejemplar de convivencia y respeto al prójimo. Las conductas individuales ocasionales y excepcionales no representan ni el comportamiento ni el sentir de los seguidores de baloncesto en general y de los clubes participantes», añade.

«La ACB reafirma su colaboración total y activa con la Comisión contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. La Asociación prestará la máxima asistencia a las autoridades gubernativas en el objetivo común de luchar contra la lacra de la discriminación, previniendo y erradicando con acciones cualquier tipo de conducta indeseable en nuestras canchas», finaliza la nota.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Dorsey sufre insultos racistas durante el Real Madrid-Barcelona