España pierde ante Chile y cae eliminada del Mundial de Brasil

Miguel Piñeiro Rodríguez
Miguel Piñeiro LA VOZ / REDACCIÓN

DEPORTES

La selección de Del Bosque confirmó todas las pésimas sensaciones que dejó su debut ante Holanda y pudo sufrir una nueva goleada ante el equipo de Sampaoli

19 jun 2014 . Actualizado a las 10:55 h.

España se despidió ante Chile. Dijo adiós al Mundial de Brasil, ya elimado en la fase de grupos a falta de un partido intrascendente contra Australia; y también dice adiós a la generación más brillante de la historia del fútbol español y que hizo historia en el panorama mundial, abocada ya la selección a una obligada renovación tras un fracaso de proporciones desconmunales. El equipo de Del Bosque no pudo reaccionar y confirmó todas las pésimas sensaciones que dejó el debut ante Holanda. Pudo sufrir otra dolorosa goleada ante Chile, efectiva ante Casillas, asfixiante en la presión sobre los centrocampistas españoles y casi misericordiosa para no hacer toda la sangre que se olía en Maracaná. España tuvo ocasiones de gol en botas de Diego Costa, Alonso y Busquets, pero tampoco tuvo fortuna de cara a la portería para maquillar sus miserias.

España inició el choque ante Chile sabiendo que Holanda había vencido a Australia y que la victoria se hacía aún más imperiosa. Del Bosque había anunciado cambios para revitalizar a un grupo que se mostró muy dañado en lo físico y lastrado en su autoestima. Salieron de inicio Javi Martínez y Pedro para recuperar algo de chispa física, pero Chile se encargó de apagarla con un vendaval de fuerza y puesta a punto física que hoy por hoy queda a años luz de la selección española. La presión chilena, mezclada con la espesura del juego español, fue decantando el partido del lado de los de Sampaoli hasta precipitarlo poco a poco al desastre que se anunciaba sobre el campo.

Dispuesta a borrar una tendencia histórica negativa ante su rival europeo, ya en el minuto 1 perdonó Chile dos llegadas consecutivas de Vargas y Arturo Vidal que previeron todos los males que después acabarían por llegar. España seguía sin ser algo lejanamente semejante a un equipo fiable en defensa y en ataque se apagaba sin Iniesta. Pocas veces maniobró entre líneas Silva a espaldas de un centro del campo chileno que mordía y sabía a quién hacerlo. España pudo, sin embargo, adelantarse en el marcador. Xabi Alonso puso una falta lateral en la cabeza de Ramos pero Claudio Bravo se anticipó. Y tras una recuperación de Silva en el centro del campo, Diego Costa no definió el chut y, tras un rebumbio en el área chilena, Alonso no definió ante Bravo. Soñaba España con esa ligera chispa, la de Silva en la mediapunta y lanzando a Costa, pero casi nunca lo pudo hacer.