Un golpe de magia contra los fondistas chilenos

La selección trata de recuperar sus señas de identidad para derrotar a un rival apasionado por correr


Redacción / La Voz

España se asoma a su posible resurrección con un dilema resuelto. Vicente del Bosque, hombre de cambios pausados, ya ha confirmado que variará pocas cosas para buscar el necesario triunfo ante Chile. La selección española no precisa una revolución, solo debe recuperar su seña de identidad. Recobrar esa magia con el balón que la aupó al techo del fútbol mundial en el que se ha instalado desde hace seis años. Toque y toque para volver a soñar, para al menos alcanzar la segunda fase y competir. Como el discurso que entonó contra Holanda en la primera parte, pero sostenido hasta el final. Porque si el despliegue físico de la Naranja Mecánica abrumó al combinado nacional, el que ofrecerá esta noche el equipo que entrena Jorge Sampaoli promete dejar a todos sin aliento. No en vano, el técnico argentino dispone de un grupo de atletas con vocación para las largas distancias. Y la selección española ya sabe por sus experiencias en el pasado que a los fondistas la mejor forma de hacerles hincar la rodilla es con un derroche de fantasía.

La Posesión y el orden

Paciencia para elaborar

Si la campeona del mundo pretende volver a la senda de sus éxitos, en la elaboración cuidada tiene su partido. Ni siquiera el hecho de que quizás una victoria por la mínima pueda ser insuficiente para alcanzar la clasificación para la siguiente ronda es una razón de peso para desviarlos de su libro de estilo. Entrar en el cuerpo a cuerpo, estirarse y encogerse a la velocidad que propondrá Chile, solo conduce al sufrimiento para quien disfruta con el cuero pegado a la bota.

De hecho, España se resquebrajó en su estreno cuando perdió el orden, cuando olvidó sus mandamientos. Los futbolistas sudamericanos tratarán de que se repita ese naufragio, de que la selección acaba por perder el norte. Con el marcador a cero o escorado hacia su lado, el tiempo jugará a su favor.

Alexis y Valdivia

Los dos faros de Chile

Mientras el ímpetu lo pone Arturo Vidal, la luz la encienden Alexis Sánchez y el Mago Valdivia. El extremo del Barcelona realiza en cada partido un compendio de desmarques a la espalda de la defensa y apariciones desde la segunda línea del ataque que suponen un auténtico quebradero de cabeza para cualquier retaguardia. Para Chile es una referencia y se comporta como tal. Valdivia se encarga de encontrar el instante oportuno para entregarle el balón. Aunque, como sucedió en el primer partido frente a Australia, a veces intercambian sus papeles sobre el césped. Desconectar a estos dos jugadores será vital para el conjunto de Vicente del Bosque.

Tras los pasos de Bielsa

Sampaoli, un obseso del trabajo

Llegó al banquillo de Chile para tratar de rellenar la enorme huella que Marcelo Bielsa dejó tras su marcha de la selección y el aterrizaje de Claudio Borghi, quien se apartó de esa presión suicida que caracteriza a los equipos de Bielsa y que se acomoda como un guante al perfil de los chilenos. Jorge Sampaoli, profundo admirador de Bielsa, desempolvó el manual del exentrenador del Athletic de Bilbao y, poco a poco, con la ayuda de las victorias, la nostalgia fue remitiendo.

Pero Sampaoli no solo desembarcó con esa forma particular de defensa en campo contrario donde las marcas individuales se combinan con el trabajo en zona. También aplicó algunas de las manías favoritas de Marcelo Bielsa. Una de ellas le ha costado numerosas críticas durante el Mundial. Y es que ha realizado la mayor parte de sus entrenamientos a puerta cerrada, con lo que los aficionados chilenos que se había desplazado hasta Brasil apenas pudieron ver a sus estrellas. Además, se ha devorado los vídeos de España y de los principales jugadores. Todo con tal de tener bien diseñado el antídoto perfecto para cada uno de ellos. Y en ese sentido, lo sucedido frente a Holanda le sirve de ejemplo.

Otra de sus rarezas es la de no aparecer en los 15 minutos que la prensa puede ver de las sesiones preparatorias de las selecciones. Deja que sean sus ayudantes quienes dirijan al grupo durante esos momentos.

Autoestima de campeón

La hora de los mejores

Pero al margen de las virtudes de la selección chilena, el encuentro de esta noche es la ocasión perfecta para que se demuestre que la autoestima del campeón del mundo permanece intacta. Sufrió un durísimo revés, sin embargo España ha sabido levantarse en otros momentos, aunque el varapalo nunca fuera de la dimensión del 5-1 frente a Holanda. El inicio -la sorprendente derrota frente a Suiuza- y la resurrección en el Mundial de Sudáfrica del 2010 es el ejemplo más elocuente de lo que es capaz de hacer un compendio de jugadores por los que medio planeta suspira. Iniesta, Xavi, Silva, Pedro, Ramos, Casillas, Fábregas, Diego Costa... Es la hora de los mejores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Un golpe de magia contra los fondistas chilenos