Goles y palos para Iker Casillas

Antón Bruquetas Serantes
antón bruquetas REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

El capitán, en la picota tras su actuación en el primer partido donde tuvo «un día horrible»

15 jun 2014 . Actualizado a las 18:54 h.

No es la primera vez. La carrera de Iker Casillas (Móstoles, 1981) se encuentra trufada de momentos delicados como el que vive tras el debut en el Mundial contra Holanda, donde, como él mismo reconoció, «tuvo un día horrible». El propio Vicente Del Bosque le retiró la titularidad en el Real Madrid en favor de César Sánchez durante la temporada 2001/2002. Después la historia le reservaría la oportunidad de lucirse en la final de la Liga de Campeones de ese año. En aquella ocasión acalló las críticas con la habilidad de los guantes y la singularidad de sus reflejos.

Casi 14 años más tarde, técnico y portero, convertido en el jugador que ha defendido la camiseta de España en mayor número de partidos y que ahora además de goles recibe palos casi a partes iguales, se enfrentan a un galimatías si cabe más complejo. ¿Mandará el seleccionador a un capitán intachable al banquillo? ¿Resucitará de nuevo Casillas? El honor de la campeona del mundo está en juego.

¿Aún tiene crédito el capitán de la selección?

Es cierto que su temporada no ha sido la mejor de las posibles. Se vio obligado a alternar en la portería del Real Madrid con el meta de Paradela Diego López, a quién Ancelotti le confió la Liga, mientras que al madrileño le dejó la Copa y la Liga de Campeones, un trofeo vital dentro del estado de ánimo de los de Chamartín. Esas dos competiciones acabaron en las vitrinas del Bernabéu. Pero en la final de Lisboa, Casillas ya se mostró impreciso. Un error suyo puso en ventaja al Atlético de Madrid. Sin embargo, hasta ese momento, sus actuaciones habían sido solventes como de costumbre y elogiadas por los hombres que formaban la línea defensiva del Madrid. Por lo que, incluso cuando no está al máximos de sus prestaciones, su concurso en el siguiente compromiso de España a priori debería sumar mucho más que restar.