Brasil 2014: Eduardo y Sammir, los Diego Costa de Croacia

Colpisa

DEPORTES

Sammir, segundo por la izquierda
Sammir, segundo por la izquierda ANTONIO BRONIC

Los dos futbolistas se enfrentan a Brasil y a su corazón en el duelo inaugural

12 jun 2014 . Actualizado a las 12:04 h.

Nadie genera tanta animadversión entre la torcida local como Diego Costa, que aparece en casi todos los informativos deportivos locales, pero los casos de los brasileños que juegan en otros países son muy habituales. Croacia, que debuta este jueves ante los anfitriones en el Arena Corinthians de São Paulo, cuenta con un par de futbolistas con el corazón partido. Por un lado, su sentimiento y su sangre; por el otro, la profesión, la conveniencia y la obligación de ofrecer el máximo rendimiento al país que les acogió y les permitió crecer y ganar dinero.

«Creo que puedo decirlo: mi sangre es brasileña, pero mi corazón, ahora, es croata». Eduardo da Silva no puede expresarlo más claro. Igual que su compañero Sammir, otro brasileño que viste el rojo y el blanco de los balcánicos, librarán una lucha contra el anfitrión y contra ellos mismos. «Es un momento difícil. Si tuviese la oportunidad de cantar los dos himnos... Creo que estaré dividido», refrendó Eduardo (Río de Janeiro, 1983) en una entrevista a la FIFA. Enorme apuro para Dudu, apodo por el que se conoce al punta del Shakhtar Donetsk ucraniano, un veterano ya de 31 años. «Todavía no puedo creer que mi Croacia abra con mi Brasil», masculló, confuso y aturdido, cuando supo el resultado del sorteo el pasado diciembre.

El hábil futbolista criado en Vila Kennedy, un barrio pobre de la periferia de Río que homenajea al fallecido presidente de EE.UU, ha disfrutado de tiempo para mentalizarse. Sabe que la baja por sanción de Mario Mandzukic, fornido ariete del Bayern de Múnich, le abre las puertas de la titularidad o al menos le brinda grandes posibilidades de disfrutar de minutos en el equipo que dirige Niko Kovac.