Antonio Dacosta: «Ojalá me confunda, pero creo que el Ourense no va a salir»

El técnico reconoce que nunca había vivido una situación tan difícil en el club

La labor de Dacosta en el cuadro técnico de Luisito fue premiada por Afiador.
La labor de Dacosta en el cuadro técnico de Luisito fue premiada por Afiador.

ourense / la voz

Antonio Dacosta Iglesias (Ourense, 1958) es hombre de fútbol y, desde hace más de una década, empleado del club ourensanista que había respirado económicamente con su traspaso y el de otros deportistas al Burgos. El de Covadonga ha vivido historias de todos los colores en O Couto, incluidos despidos improcedentes, pero no deja de sorprenderse por las situaciones que observa.

-¿Cómo ha vivido esta temporada de dos caras?

-En el tema deportivo no se puede pedir más, con todo lo que ha pasado, se cumplió el objetivo y ganamos la Copa Federación. Fue una campaña con una clasificación buena, el equipo jugó muy bien y enganchó incluso al público, que iba bastante a O Couto, porque en la Segunda B, tras el Oviedo y el Racing de Santander era uno de los campos con más espectadores. La gente salió satisfecha de lo que veía, aunque el terreno de juego era un condicionante negativo. Lástima que a pesar de todo eso pasáramos por una situación económica muy mala que influyó en que bajara la clasificación del equipo.

-¿Cree que había potencial para seguir luchando en la zona noble de la Segunda B?

-Cuando venga un presidente que haga las cosas bien, el Ourense tendrá esa capacidad. El último presidente con el que jugamos fase de ascenso a Segunda fue Manolo Rois y yo estaba de segundo entrenador. El club tiene esa capacidad, ya lo hemos visto cuando mete en el campo con regularidad 2.000 o 3.000 personas y, si las cosas van medianamente bien, el club y la ciudad tienen capacidad para hacer las cosas bonitas en el tema deportivo.

-Desde dentro tendrá una idea clara de lo que falló en los últimos años.

-Llevo doce o trece temporadas en el club. He estado en todos los estamentos, de entrenador del primer equipo, del segundo, de coordinador y siempre he visto gente que entra al club e intenta ayudar, hacer las cosas bien, pero al final se les acaba yendo de las manos. Por eso es triste que no sean capaces de salir adelante, porque creo que era posible.

-¿Es dura la situación de los empleados del club?

-Nos vemos muy indefensos, en mi caso, además de ser entrenador de los porteros con Luisito, siempre intentas colaborar en lo que sea posible, pero ves que al final los empleados del club somos, sinceramente, en los que menos se piensa. Los jugadores están respaldados por la Asociación de Periodistas y a los entrenadores también se les tiene que pagar, porque si no, no se pueden tramitar fichas. Al final, los empleados estamos en una situación en la que no sabemos si vamos a cobrar. Antes de acabar la Liga se nos dijo que nos iban a pagar, pero pasan los días y ves que no.

-Y recurrir a la Justicia ordinaria tampoco será agradable.

-En los años que llevo en el Ourense he pasado por muchas situaciones, por ERES, me han despedido dos veces, en las cuales creo que no era justo lo que se decía, porque siempre eran temas económicos o para reestructurar el club y al final se fichaba a otra gente para la función que hacías tú y cobrando. Se han subido más los presupuestos de lo que había y seguimos en las mismas, no se ha acertado. Vuelvo a recalcar que la gente que entra lo hace con buena fe, pero se complica, en el Club Deportivo Ourense hay que ser gente de fútbol. Jugué catorce años al fútbol como profesional, conozco lo que hay por dentro y el club, pero sin embargo, nunca me han preguntado, ni lo que me parecía ni si consideraba que se necesitaba algo. Somos empleados que queremos al club, porque estamos dentro y vivimos de él. Aquí, salvo cuando fue con Rois que incluso pagó por anticipado, lo normal siempre fue cobrar con retraso.

-¿Le sorprende lo que ha pasado este año?

-Creo que todo se ha desfasado desde diciembre. Creyeron que iban a cobrar como todos, pero cuando vieron como estaba la situación, no debieron mentir. La directiva debió reunirse con la plantilla y contarle lo que pasaba. Ellos contaban con cosas que nunca aparecían y lo normal hubiera sido decir nos hemos equivocado, como lo hicieron al final. Si pensaban recibir algo y la gente no respondió, debieron admitirlo y así no hubiera existido la fricción entre plantilla y directiva. Si hubieran sido claros, no tendríamos otros argumentos que seguir hasta el final, porque eso ha pasado aquí otras veces, que han explicado sus problemas y jugadores y cuerpo técnico estuvieron a la altura. Este año, todo se ha desfasado porque hubo un enfrentamiento total entre la directiva y sus empleados.

-¿Es una situación distinta a otras anteriores?

-Ojalá me confunda, pero es la primera vez que creo que el Club Deportivo Ourense no va a salir a competir. Como empleado, como deportista, como exjugador de esta entidad me gustaría que no fuera así, pero con todos los condicionantes, lo veo muy mal. En la vida había visto gente hablando del Ourense como si fuera una peña, pero alucino de lo que pasa últimamente en torno al club.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Antonio Dacosta: «Ojalá me confunda, pero creo que el Ourense no va a salir»