José Luis Mateo: «Me gustaría mejorar el equipo en capacidad ofensiva y atlética»

Prevé que el verano volverá a ser muy largo en el capítulo de los fichajes


Santiago / La Voz

Esta es de esas entrevistas en las que el entrevistador sabe de antemano que el entrevistado se enroca y no hay asedio que lleve siquiera al jaque. Esta vez, además de atrincherarse pide pista para arrancar con una reflexión: «Creo que la victoria conseguida en Bilbao tiene más mérito que la de la última jornada de la pasada campaña. El equipo dio una lección de todo lo que predicamos como fortaleza y valores diferenciales de este proyecto. Es un triunfo que vale mucho». Contextualizado el epílogo del curso, llega el momento de hacer análisis y empezar a hablar de las líneas del nuevo proyecto.

-¿Qué nota le pone al curso?

-Creo que la nota la tiene que poner cada obradoirista. Yo soy más de hechos que de valoraciones. Y los hechos dicen que hemos concluido la segunda mejor temporada en la historia del club con el menor presupuesto.

-Pues deje a un lado la calificación. ¿Alguna conclusión?

-Creo que nos ha pesado un poco el éxito del año anterior. Lo sabíamos y aun así vino el lobo, sobre todo en la manera de encarar determinados partidos en casa ante rivales parejos, donde partíamos con una obligación de ganar con la que no hemos sabido convivir del todo. Se han escapado varios partidos apretados, entre otras cosas, por exceso de autopresión. Debemos sustituir esa presión por un convencimiento general de que somos un equipo modesto, de que podemos perder con cualquiera sin que sea una tragedia, y que a partir ahí cualquiera que nos quiera ganar un partido va a tener que traer a Sar el pico y la pala. Debemos desterrar definitivamente de todo el entorno el concepto de ?partidos de nuestra liga?. Nuestra liga es la Liga Endesa

-¿Cómo acaba el curso en el apartado de los gastos e ingresos?

-El cierre es a 30 de junio y faltan aún por concretarse algunos ingresos, pero creo que van ser unos buenos números. El consejo de administración tiene una hoja de ruta muy clara, y su primer punto es que haya baloncesto ACB en Santiago durante muchos años. Todo esto ha costado mucho y por eso el primer mandamiento es la viabilidad.

-Cuando Atlanta Hawks dice que se lleva a Muscala, ¿qué fue lo primero que se le pasó por la cabeza?

-No se me olvida, estaba comiendo un cocido? Lo primero que pensé es que eso habría que verlo, aunque sabiendo que si forzaban la máquina iba a terminar ocurriendo. Mi primera preocupación fue que lo gestionásemos bien a nivel interno, que el proyecto no saliera dañado, cosa que no ocurrió porque todos -directiva, técnicos, jugadores y afición- estuvieron de diez. Luego había que sustituirlo de la mejor manera posible, sabiendo que es el puesto más limitado de un mercado ya de por sí muy acotado para nosotros. Lo que peor me supo es el momento, pues el equipo estaba de dulce. El partido contra el Joventut en Sar, que fue magnífico (ya sabía que salvo milagro sería el último del pívot con la camiseta del Obra), no lo disfruté nada. No sé dónde hubiera llegado este equipo si no llega a suceder lo que sucedió.

-¿Algún jugador tiene sobre la mesa propuesta de renovación?

-Si entramos en ese juego y respondo, la siguiente pregunta es cuál o cuáles son. Tratamos de que las negociaciones no trasciendan porque es perjudicial para un club más bien débil en los duelos económicos y también porque existe un componente de ilusión que es muy importante para el proyecto, que se ve dañado con los mensajes negativos. Cada verano hay jugadores que nos dicen que no, pero cada negativa no puede suponer un golpe.

-Rafa Luz y Pavel Pumprla ya han dado a entender que quieren volar más alto. ¿Los dan por perdidos, o casi por perdidos?

-No. El futuro de Rafa, de Pavel y de otros jugadores dependerá de sus respectivos planteamientos, de la capacidad e ideas del club y del mercado, que nos vuelve a presagiar un verano largo. Creo que a veces se nos olvida un poco cuál es nuestra realidad. Eso es en parte bueno, porque quiere decir que el club está vivo y es ambicioso, pero nunca hay que perder el oremus. Vamos a seguir siendo uno de los cuatro o cinco presupuestos más bajos, vamos a tener que inventarnos un equipo relativamente nuevo y vamos a seguir jugando en una ciudad de cien mil habitantes y con pocas ayudas institucionales en comparación con nuestra competencia. A partir de ahí, sabemos que aquí hay un sentimiento, que venir a Sar cada quince días va a seguir siendo un espectáculo único, que el club es serio, que los jugadores crecen. Se juega para una ciudad, se hace feliz a gente, te siguen y apoyan cada día? Por todo ello no puedo dar por perdido de antemano a ningún jugador.

-¿Hay algún jugador que esté cerca de renovar?

-Respondida antes.

-¿Cómo se plantea el Obradoiro la situación de Oriol?

-Oriol es el capitán del equipo, que está de baja médica por una lesión de gravedad. Él mismo la semana pasada dijo algo así como que lo primero es la rodilla, que no estaba aquí para engañar a nadie y que cuando estuviera bien se hablaría. Ante semejante muestra de madurez poco más tengo que añadir. No es un tema técnico, sino médico, y por tanto es a estos profesionales a los primeros que vamos a escuchar.

-¿Hay algún jugador que no pertenezca a la plantilla y tenga ya una oferta?

-Si le contestara a esa pregunta, luego tendría que matarle... Ya me entiende.

-No hace falta ser tan tremendista, no le voy a pedir nombres. ¿Las ligas bálticas y las de la Europa del Este van a ser un buen caladero?

-El mercado ha cambiado mucho en los últimos años: la NBA busca jugadores cada vez más jóvenes, el dinero en Europa se ha ido a Rusia y Turquía, Oriente ha irrumpido a saco? Si hace seis años me dicen que un equipo de la liga búlgara nos va a quitar a un jugador, cosa que también estuvo a punto de ocurrir con Muscala y un equipo de la Liga Belga, o que en Las Vegas vamos a tener al lado a cinco coreanos tomando apuntes? El mercado cambia cada día porque así lo está haciendo también el mundo. Siguiendo su símil marítimo, ojalá podamos pescar aquello que nos interesa de toda esa zona.

-Ya sé que el próximo equipo va a ser el mejor que se pueda hacer de acuerdo con el presupuesto disponible, pero, ¿tiene un retrato robot ese equipo?

-A modo de carta a los Reyes Magos, me gustaría que pudiésemos mejorar el equipo en capacidad atlética y ofensiva, pero estas dos cosas son casi siempre sinónimo de dinero. Vamos a intentar tener cierta continuidad dentro de nuestras posibilidades. Luego el mercado se mueve a una velocidad que nosotros no manejamos: para tener opciones de contratar a ciertos jugadores hay que entrar los primeros; con otros tenemos que ser pacientes, estar ahí y esperar a que no cierren con determinados equipos con mayor potencial económico y deportivo? Vamos a ver qué tal se nos da.

José Luis Mateo director general del obradoiro

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

José Luis Mateo: «Me gustaría mejorar el equipo en capacidad ofensiva y atlética»