El Obradoiro propondrá otra vez cambios en el sistema arbitral

Lo intentó el pasado verano en la asamblea de la ACB y volverá a insistir con los mismos argumentos a la conclusión del curso


santiago / la voz

Ha pasado un año y todo sigue igual. Esa es la sensación que anida en el Obradoiro. Hace doce meses, el presidente confirmaba que iban a presentar una propuesta a la asamblea de la ACB para introducir cambios en el sistema de designaciones arbitrales. Lo hacía después de un partido en Sar ante el Unicaja, con Pizarro en el trío arbitral, y tras la mayor pitada de la afición en toda la temporada.

Pasaron 368 días, el Obradoiro Río Natura Monbus ya no se jugaba nada ante el Cajasol Sevilla, pero se vivieron escenas inéditas en Sar. Pizarro, Araña y Sergio Manuel (este en menor medida ya que pasó más de puntillas sobre el partido) consiguieron lo que nadie hasta la fecha: desquiciar a Alberto Corbacho. Y también lo que nunca antes había sucedido en más de cien partidos de ACB, que Moncho Fernández tuviese que enfilar el camino de los vestuarios tras ser penalizado con dos técnicas. Tanto el alero como el entrenador se las ganaron con sus protestas. Pero, al igual que un año antes, y más de una y dos veces en Sar, quedaba la sensación de falta de equidad en el arbitraje.

Es por ello que el Obradoiro volverá a la carga en la próxima asamblea de la ACB, con los mismos argumentos y la misma propuesta. Y solicitará que Francisco Monjas, que estuvo presenciado el partido del jueves en Sar, no continúe como director de arbitraje. El partido de este jueves es el que ha dejado peor sabor de boca en el club esta temporada, junto con la visita del Baskonia y la del Fuenlabrada.

Ante los vitorianos, en un duelo que se decidió por dos puntos, el Obradoiro recibió dos técnicas en el último cuarto, una de ellas con Scariolo pidiendo antideportiva dentro del campo.

Con el Fuenlabrada, en otro final igualado, el club trasladó su malestar por la actuación de uno de los tres árbitros, Redondo.

Hacia un solo lado

Frente a los sevillanos, durante 25 minutos el choque discurrió sin polémicas. Pero en el ecuador del tercer cuarto empezó a virar. Araña pitó una personal en ataque a Berzins que sorprendió hasta al rival, y luego concedió un saque de fondo a los andaluces en un balón que envió fuera Porzingis. La falta que le pita Pizarro a Pumprla en el tapón en la última jugada de ese tercer cuarto, un rebote en ataque de Balvin en el que pudo haber falta sobre Guillén y que dio paso a un triple de Bamforth, que solo hubiese una personal sobre Corbacho...

Son algunas de las decisiones que cayeron del lado andaluz cuando el partido estaba en el alambre. Y la más polémica, que no admite discusión, es la que propicia las dos técnicas pitadas a Moncho Fernández por reclamar los pasos de Bamforth en un reverso que terminó en canasta. Y ninguno de los tres árbitros la vio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

El Obradoiro propondrá otra vez cambios en el sistema arbitral