Redacción

Las banderas del Camp Nou ondean a media asta desde el viernes a la tarde, momento en el que trascendió la muerte de Tito Vilanova, exentrenador del equipo azulgrana que no logró superar un agresivo cáncer en la glándula parótida tras haberlo combatido durante más de dos años.

El FC Barcelona habilitó en el estadio una zona para que los aficionados culés puedan mostrar su afecto por Tito Vilanova que permanecerá abierta hasta las 23.00 horas. Previamente fue la plantilla del primer equipo, arropada por los miembros de la directiva, quienes aprovecharon para brindar un sentido adiós a la figura del técnico azulgrana, que se han reunido para firmar en el libro de condolencias y se han acercado juntos a la fotografía de Vilanova para guardar un minuto de silencio. Han liderado la comitiva los cuatro capitanes, Carles Puyol, Andrés Iniesta, Xavi Hernández y Víctor Valdés, este último ayudado por muletas, después de la operación a la que se sometió hace unas semanas. Junto a ellos, el presidente de la entidad Josep Maria Bartomeu, el directivo encargado del fútbol, Jordi Mestre, y el secretario técnico, Andoni Zubizarreta, han estado en primera línea.

Tras este sentido homenaje, la plantilla se ha subido a sus coches para desplazarse al campo de entrenamiento de la Ciudad Deportiva, donde a las 11:00 horas estaba prevista una sesión de trabajo, tras la cual no compàrecerá en conferencia de prensa del entrenador Tata Martino. Con estos actos arranca una semana de luto en la familia azulgrana por Tito Vilanova, que no concluirá hasta la visita del Getafe, día en el que el Camp Nou podrá despedirlo con el mejor de los homenajes para un apasionado del fútbol como él era, con un partido. Entre medias, el encuentro de esta jornada en Villarreal, la ceremonia religiosa en su memoria que se oficiará el lunes a las 20.00 en la Catedral de Barcelona y el acto, más privado, que organizarán en su localidad natal (Bellcaire d'Empordà, Girona) sus seres más próximos.

Para los aficionados que vivan lejos y deseen demostrar sus muestras de aefcto, el FC Barcelona ha habilitado un espacio en su página web en el que se recogen este tipo de mensajes en honor a Tito Vilanova.

El conjunto catalán disputará mañana su partido de Liga en el campo del Villarreal (21:00 horas), donde los barcelonistas llevarán un distintivo de luto en el brazo.

Se han vivido momentos muy intensos de emoción ante la fotografía de Vilanova, donde los primeros a desfilar han sido los jugadores de la primera plantilla y después toda la directiva. Tras ellos, los aficionados han podido acceder a la zona de obituario.

El Barcelona ha recibido a socios y aficionados con las banderas a media asta, en un Camp Nou donde en la entrada de la tribuna preside una gran pancarta con el siguiente mensaje: «Tito, per sempre etern» (Tito, siempre eterno).

Hoy es un día de luto en el Barcelona, igual que en el pueblo natal del exentrenador, Bellcaire d'Empordà, donde se han decretado dos jornadas de luto, sin actividad deportiva.

Empeoramiento en su salud

Ayer viernes, el extécnico del Barcelona sufrió un empeoramiento en su estado de salud en los últimos días y según avanzaba Radio Nacional tuvo que ser operado de urgencia el jueves por la tarde en la Clínica Quirón de Barcelona, donde se encontraba ingresado desde hace una semana, debido a unas complicaciones gástricas que le impedían la ingesta de alimentos. Según el diario Sport Vilanova se encontraba consciente y en contacto con personas de su entorno y su estado era estable dentro de la gravedad.

El extécnico del FC Barcelona combatía un tumor en la glándula parótida (una de las glándulas salivales) que le fue diagnosticado en noviembre del 2011, cuando por entonces ejercía como ayudante de Guardiola. Tito Vilanova se quedó sin viajar a Milán, ciudad en la que el Barça disputaba un partido de Liga de Campeones. Tito Vilanova fue intervenido quirúrgicamente con éxito y reapareció en el Bernabéu. En mayo del 2012 el doctor Pruna, médico del equipo, informó de que le habían dado el alta al estar «curado y libre de enfermedad».

Tras la salida de Guardiola, Tito Vilanova fue nombrado por Rosell primer entrenador del Barça. Sin embargo, el 19 de diciembre del 2012, la directiva del club catalán cancelaba a última hora la comida de Navidad con la prensa para convocar a los periodistas a una rueda de prensa en la que se anunció que Tito Vilanova había recaído de su enfermedad y que Jordi Roura, su segundo, se haría cargo del banquillo azulgrana. Tito Vilanova se trasladó a Nueva York para combatir el cáncer. Pocos días después el propio Tito Vilanova habló en un programa solidario de la cadena TV3 y relató su primer encuentro con el cáncer, «cuando me comunicaron lo que tenía, fue un momento duro y pensé en mis hijos más que en mí. Creía que aún me necesitaban. Quería curarme por ellos»

Tito Vilanova reapareció en abril del 2013, de nuevo en Liga de Campeones. Esta vez en el Camp Nou en el encuentro ante el PSG. Ese mismo mes Tito Vilanova ofreció una rueda de prensa en la que aseguraba que se encontraba con salud y ganas para recuperar el timón de la nave azulgrana hasta el final de curso. Tras ganar el campeonato de Liga, el 19 de julio Tito Vilanova deja de ser oficialmente entrenador del FC Barcelona, para concentrar tiempo y fuerzas en su tratamiento. Se despidió mediante una carta. Desde entonces, la evolución de su enfermedad no había trascendido, aunque alguna vez se le ha visto por los palcos del Camp Nou. Solo volvió al primer plano de la actualidad horas antes de conocerse su muerte.

El hermano tranquilo de Guardiola

Vilanova llegó al cuerpo técnico de la mano de Guardiola, a quien conoció en los años ochenta cuando ambos soñaban con llegar a lo más alto en el mundo del fútbol. Guardiola sí alcanzó las cotas más altas capitaneando al club blaugrana y llegando a la selección española, pero su amigo se tuvo que conformar con una carrera más discreta que le llevó a militar en Figueres, Celta, Badajoz, Mallorca, Lleida, Elche o Gramanet hasta su retirada.

Cuando el de Santpedor recibió el ofrecimiento de entrenar al filial, se acordó de su excompañero en la cantera, que ya había entrenador en las categorías inferiores del Barça, puliendo a promesas que ahora militan en el primer equipo como Leo Messi, Gerard Piqué o Cesc Fàbregas. Entre ambos entrenadores lograron el ascenso en Tercera División del Barça B y, cuando Joan Laporta recurrió a Guardiola para rearmar el derrumbado equipo de Frank Rijkaard, el de Santpedor no dudó en llevarse consigo a Vilanova. Pocos podían imaginar que se abría la época más exitosa en la historia del club, con catorce títulos ganados de diecinueve posibles, que ya son quince con la Liga que lleva el nombre de Vilanova, la de los 100 puntos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

La familia del Barcelona despide a Tito Vilanova