Real Madrid y Bayern de Múnich dirimen un duelo cumbre en la Champions

Dpa

DEPORTES

ANDREA COMAS

El Madrid quiere venganza de la eliminatoria de hace dos años pendiente de Cristiano Ronaldo

23 abr 2014 . Actualizado a las 20:05 h.

Real Madrid y Bayern Múnich abrirán un duelo cumbre en las semifinales de la Liga de Campeones, que tendrá en el foco a un Cristiano Ronaldo que es la gran duda de los blancos. El estadio Santiago Bernabéu mostrará un aspecto sensacional para recibir a dos colosos mundiales, como son el gran favorito al título y actual campeón de Europa, el Bayern Múnich, y el equipo más exitoso de la competición, el Real Madrid.

Será el reecuentro entre ambos rivales tras la semifinal de hace dos años, en la que los alemanes pasaron en la tanda de penaltis. Para el Madrid, se abre la oportunidad de vengar su fatídica estadística, en la que el Bayern Múnich eliminó a los blancos en cuatro de las cinco semifinales jugadas entre ambos. Y buena parte de sus opciones pasan por Cristiano Ronaldo. El portugués acumuló tres semanas sin jugar por una rotura de fibras y hoy se entrenó con el equipo. La duda se mantendrá hasta última hora, según afirmó hoy su técnico, Carlo Ancelotti: «Decidiremos mañana». La cuestión es: ¿vale la pena arriesgar sabiendo que queda un encuentro de vuelta, el decisivo? Si Cristiano Ronaldo juega, el Real Madrid recuperará su esquema 4-3-3, en lugar del 4-4-2 que le dio más equilibrio en las últimas citas, incluyendo la final de Copa del rey conquistada ante el Barcelona tras ganar 2-1.

La presencia de Cristiano obligaría a proponer una mayor solidaridad de sus puntas, pues Ancelotti está obsesionado con ver un equipo compensado y junto para contrarrestar el juego de posesión propugnado por Pep Guardiola, el entrenador del Bayern Múnich. «Necesitamos un trabajo fuerte y compacto, y control de juego para mostrar nuestra calidad. Vamos a intentar jugar nuestro juego utilizando nuestra calidad en el campo, es lo que se necesita para ganar una semifinales de Champions», razonó Ancelotti.