El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) ganó este domingo el Gran Premio de China de Fórmula 1 (cuarta etapa del Mundial), en el Circuito Internacional de Shanghái, en una carrera sobre seco en la que el español Fernando Alonso (Ferrari) logró subir al podio en el tercer escalón.

En segunda posición se situó el alemán Nico Rosberg (Mercedes), que sigue liderando el Mundial, con 79 puntos, por delante de su compañero de escudería, con 75, y después de marcar juntos el tercer doblete consecutivo de esta temporada.

La carrera sirvió así para que Hamilton acumule tres victorias en las cuatro pruebas que se han corrido hasta ahora en este Mundial, aunque, como no logró puntuar en Australia, Rosberg sigue por delante, con un triunfo (el de Melbourne) y cuatro podios.

Hamilton completó los 305,066 kilómetros sobre el Circuito Internacional de Shanghái (56 vueltas de 5.451 metros) en un tiempo de 1h36:52.810, sin contratiempos mecánicos y sin una gran presión de sus rivales.

A los pilotos del podio les siguieron en los puntos Daniel Ricciardo (Red Bull), que terminó cuarto, Sebastian Vettel (Red Bull), que fue quinto, Nico Hülkenberg (Force India), que terminó sexto, y Valtteri Bottas (Williams), que fue séptimo.

El finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari), compañero de Alonso, terminó octavo, seguido del mexicano Sergio Pérez (Force India) y del Ruso Daniil Kvyat (Toro Rosso).

La siguiente ronda del Mundial será el Gran Premio de España, que se disputará el próximo 11 de mayo en el Circuito de Cataluña de Montmeló.

«El equipo está en una racha increíble, pero Mercedes quiere seguir mejorando el coche y el motor porque los demás no frenan. Tenemos que seguir trabajando duro», dijo Hamilton en Shanghai. «Ha sido increíble. He sentido esa energía, pero no podía haberlo hecho sin el trabajo del equipo. Los resultados son el reflejo del trabajo del equipo», insistió el británico. «Ha sido cuestión de correr contra mí mismo después de la segunda parada en boxes», añadió.

Nuevo show de Mercedes

La carrera en China fue un nuevo show de Mercedes, que logró su tercer doblete consecutivo y que acumula cuatro triunfos y tres segundos puestos en las cuatro primeras carreras. Pero también sirvió de alivio para Ferrari, que logró su primer podio del año en el Gran Premio del debut de Marco Mattiacci como jefe de la Scuderia. Hamilton dominó la prueba desde el principio y llegó a la meta con 18 segundos sobre Rosberg después de 56 vueltas. El británico defendió la pole position en la primera curva y a partir de ahí sólo vio a rivales por los retrovisores de su brillante y rápido Mercedes.

La salida de su compañero Rosberg fue a la inversa: el alemán, que partía cuarto, se vio adelantado por varios bólidos en los primeros metros e incluso se tocó con el Williams del finlandés Valtteri Bottas. Alonso, que ya anunció que la salida sería clave, adelantó a Ricciardo y a Rosberg en la arrancada y volvió a vivir un Gran Premio luchando por el podio tras su decepcionante noveno puesto de Bahréin.

El Ferrari del español tuvo un ritmo poderoso que le valió incluso para pelear en algunos momentos con los Mercedes. A pesar de una mala salida, Rosberg fue adelantando rivales hasta llegar al segundo puesto. El alemán libró un corto pero intenso duelo con el Red Bull de Vettel, adelantado primero por Alonso en boxes y después en la pista por Rosberg y Ricciardo, con un ritmo mucho más veloz en las largas rectas de Shanghai.

Tras sobrepasar a Vettel, el siguiente objetivo en la remontada de Rosberg era el Ferrari de Alonso, el ganador del Gran Premio chino en el 2013. Si adelantaba al asturiano mantendría una semana más el primer puesto del Mundial. Y lo logró con una facilidad que a día de hoy sólo tienen las «flechas de plata».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Lewis Hamilton gana el Gran Premio de China y Fernando Alonso sube a su primer podio del año