Soberbia exhibición de Gómez Noya en Auckland

El ferrolano abre el camino al cuarto título del Mundial con una incontestable victoria en Nueva Zelanda


La Voz

Cerró el Mundial del 2013 en un esprint soberbio, y ayer lo abrió con un cambio de ritmo demoledor. Ganó Javi Gómez Noya en Auckland con una autoridad incontestable y un bonito pulso con Jonathan Brownlee que decidió romper a algo menos de dos kilómetros para la llegada. Soltó al inglés, le sacó 20 segundos, levantó el índice de su mano izquierda en la recta de meta, apretó el puño derecho y agarró con rabia la cinta. Completó el podio el australiano Aaron Royle (a 1.36). El mallorquíjn Mario Mola, otro de los favoritos, finalizó octavo (2.23), el talaverano afincado en Pontevedra Fernando Alarza, undécimo (2.36), e Iván Raña vigésimo cuarto (4.26).

Llegaba invicto a Auckland Gómez Noya, campeón los dos últimos años en una prueba que potencia sus fortalezas, rocoso para afrontar las cuestas del centro de la ciudad. Y desde el principio controló la prueba. Nadó casi tras la estela de Richard Varga y, tras 1.500 metros a nado, salió del agua muy cerca para integrar pronto un grupo de una docena de unidades. Se entendían bien los triatletas de cabeza, entre los que estaban el sudafricano Henri Schoeman, compañero del ferrolano en su grupo entrenamiento, Jonathan Brownlee, Vicent Luis e Igor Polyanskiy. ¿Y Mario Mola, la amenaza del presente y sobre todo del futuro, campeón en Mooloolaba y New Plymouth? Una natación discreta lo había escondido algo, como a Joao Silva, triple podio en pruebas del Mundial en el 2013, al excampeón Iván Raña y al talaverano afincado en Pontevedra Fernando Alarza. Su grupo pasó el ecuador del sector ciclista, los 20 kilómetros, a un minuto.

Se entendieron mejor en el grupo de los dos grandes favoritos que por detrás, y Gómez Noya y Jonathan Brownlee, los dos que habían asumido más protagonismo tirando delante, bajaron de la bici para afrontar el diez mil final a pie con dos minutos de margen sobre los Mola, Silva y Raña, entonces ya descartados para el podio.

Ni un kilómetro tardaron en ponerse las cartas boca arriba. Siete meses después de su antológico esprint en la final del Mundial en Londres, el pequeño de los Brownlee y el tricampeón mundial se quedaron solos. De nuevo iban a disputarse el título en un mano a mano. Pasó delante al inicio el inglés, pero se dejó ver a continuación el gallego durante casi todo el diez mil final a pie. Así consumieron la prueba. Hasta que el tricampeón decidió destrozar la prueba. A algo menos de dos kilómetros para la meta, cambió el ritmo y empezó a abrir metros: 5, 10, 20. Jonathan Brownlee era incapaz de seguir su ritmo. El oro era gallego. Recién cumplidos los 31 años, Gómez Noya consolida su cartel como máximo aspirante al título del 2014. El inglés Alistair Brownlee fue la principal baja ayer.

El nuevo formato del Mundial resta margen de error a los triatletas, pues puntúan los cinco mejores resultados de cada uno las siete pruebas más la final de Édmonton. El calendario se reanuda en Ciudad del Cabo dentro de tres semanas, en la primera prueba en la historia del Mundial que se celebra en África.

Próximas pruebas

Ciudad del Cabo 27 de abril

Yokohama 17 de mayo

Londres 1 de junio

Chicago 29 de junio

Hamburgo 12 de julio

Estocolmo 25 de agosto

Édmonton 31 de agosto

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos

Soberbia exhibición de Gómez Noya en Auckland