Un Barça desgastado, pero optimista

Tras la pobre imagen ofrecida ante el Betis y el sí al nuevo Camp Nou, el Tata Martino dio descanso a la plantilla en busca de frescura mental para el Calderón


El Tata Martino concedió fiesta este domingo a sus jugadores aunque no estaba previsto en un inicio. No fue un premio por su victoria ante el Betis. Más bien, todo lo contrario. El Barcelona se impuso por 3-1, pero ofreció a sus aficionados uno de sus peores partidos de la temporada y en algunos momentos se mascó la tragedia deportiva. Con buen criterio, el técnico argentino entendió el desgaste físico y psicológico que arrastraba su plantilla tras la exigente ida de cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Atlético (1-1) en el Camp Nou. Y antes de la vuelta del miércoles en el Vicente Calderón, una final en toda la regla, el entrenador de Rosario apostó por un descanso mental de los suyos.

«Será un partido muy igualado, parecido al de aquí. Los pequeños detalles marcarán la diferencia. Esperamos ser los más 'detallistas' de los dos», explicó Pinto, el portero a orillas del Manzanares por la lesión de Víctor Valdés. Los dos centrales también están claros. Bartra será el sustituto de también lesionado Piqué y Mascherano tendrá los galones en el eje de la zaga. «Soy muy positivo. Iremos al Calderón a por todas», avisó el canterano, mientras que el argentino, relacionando el choque europeo con la imagen ofrecida ante el Betis, recordó: «Este grupo ha vivido situaciones de todo tipo, pero el equipo debe intentar demostrar a través del fútbol lo que es el Barça. El resto no es cosa nuestra. Tuvimos un desgaste muy importante el martes. A veces tienes partidos más espesos y cuando no sentencias, vives con más riesgo. Es importante aprender a jugar partidos así y ganarlos». La plantilla volverá a los entrenamientos este lunes y Xavi hablará ante los medios de comunicación tras la sesión.

Institucionalmente, por un día, el Barça también vivió una jornada de relax e incluso de cierta felicidad tras el sí al nuevo Camp Nou y al Nou Espai Barça dado por los socios en la consulta realizada el sábado.

Triunfó por mayoría el visto bueno al gran proyecto patrimonial presentado por la junta directiva, que costará 600 millones de euros. Hasta 2017, como mínimo, no comenzarán las obras de la remodelación. «Esto significa un paso de gigante en la excelencia de nuestro club en el terreno patrimonial, y no cambia nada en relación a la directiva, ya que el referéndum era una propuesta de club, no de una junta directiva», aclaró orgulloso el presidente, Josep Maria Bartomeu, consciente de que el apoyo mayoritario de los culés representa también un espaldarazo a la actual gestión y evita una fractura social, pese a la escasa participación (un 31,65% del censo). «Las cifras son las que los socios han decidido tener. Ha sido una votación diferente. Los socios no estábamos acostumbrados a celebrar referéndums», justificó Bartomeu, preparado para ya para decidir «un plan de futuro» y llevar a cabo una reforma del Camp Nou «que será un orgullo para los barcelonistas». El plan implica también la construcción de un nuevo Palau Blaugrana para 10.000 espectadores y el traslado del Miniestadi a la ciudad deportiva.

Recurso inmediato a la sanción Más inmediato será el recurso a la Comisión de Disciplina de la FIFA (de 10 días disponía el club) por la sanción de un año sin fichar, hasta el verano de 2015. El club volvió a protestar el sábado en el Camp Nou con una enorme pancarta de 45x44 metros y un lema: «La Masia no se toca». Los directivos que hablaron el sábado, por cierto, mantienen que se está investigando una 'mano negra' detrás de las denuncias que llegan al club por diferentes motivos. El director deportivo, Andoni Zubizarreta, negó que hubiera presentado la dimisión por lo sucedido con los fichajes de menores de 18 años.

El expresidente Joan Laporta también ha calificado la sanción de la FIFA como «demasiado rigurosa». «El Barça es un club que actúa con mucha responsabilidad con los menores de edad», proclamó este domingo el antecesor de Sandro Rosell. «Es una evidencia que formamos personas antes que jugadores, y la prueba de que además lo hacemos bien es que Messi, Xavi, Iniesta, Valdés, Puyol, Piqué, Busquets, Pedro... todos vienen de casa, de La Masia. Hace muchos años que tenemos una formación de los jugadores jóvenes muy cuidadosa y profesional con psicólogos, con profesores que hacen que estos chicos puedan gestionar su vida y puedan ser estrellas del mundo del fútbol», comentó Laporta desde Baréin a Esports3, cadena de deportes de TV3.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Un Barça desgastado, pero optimista