La costumbre de incumplir la ley


La capacidad de Lendoiro para incumplir las normas no tiene límite. Se siente protegido por una coraza de impunidad porque después de un año de disparates sigue atornillado en el mismo puesto y amenaza con eternizarse. Por ello ha hecho lo de siempre, formular unas cuentas alejadas en muchos millones de la imagen fiel del Deportivo. Y lo ha hecho fuera de plazo y sin facilitar la información a los accionistas.

Es tal la costumbre que Lendoiro tiene de incumplir las leyes y ha sido tal la permisividad con esa costumbre de quienes deberían haber impedido que las incumpla, que algunos han llegado a creer que reírse de la ley es, simplemente, sentido del humor.

Los administradores piden que a Lendoiro se le retiren las facultades patrimoniales temporalmente. Lo hacen en base a que con él es imposible formular unas cuentas que reflejen la imagen fiel de la sociedad. Una vez que se haya arreglado este asunto, Lendoiro volvería con todas sus atribuciones. Lo antedicho será, sin duda, un procedimiento legal técnicamente irreprochable. Pero para el común de los mortales es difícil de digerir que un presidente no sea válido para formular las cuentas porque las falsea y pueda seguir después con absoluta normalidad manejando los dineros de la sociedad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Tags

La costumbre de incumplir la ley