Mundial 2014: La repesca europea reparte los últimos cuatro billetes para Brasil

Francia y Croacia se la juegan mientras que Grecia parte con ventaja sobre Rumanía

Claudiu Keseru, jugador de Rumanía
Claudiu Keseru, jugador de Rumanía

La Francia de Ribery necesita una hazaña, la Portugal de Cristiano Ronaldo está a un paso de eliminar a la Suecia de Ibrahimovic, e Islanda sueña con su primer Mundial de fútbol. La noche del martes promete emociones fuertes en el reparto de los últimos cuatro asientos vacantes en la repesca europea para el Mundial de Brasil.

Los franceses prometieron luchar hasta el último minuto, pero no les será fácil superar en París el 2-0 en contra que recibieron en la ida de la repesca en Kiev ante Ucrania. Veinte años después de la derrota por 2-1 ante Bulgaria que les costó la participación en el Mundial de Estados Unidos 1994, los Bleus se hallan de nuevo entre la espada y la pared.

«Debemos creer, verdaderamente creer que podemos dar la vuelta al resultado», conjuró Didier Deschamps a sus jugadores, entre los que tiene figuras del calibre de Karim Benzema, Mathieu Valbuena o Franck Ribery, uno de los principales candidatos al Balón de Oro. Sin embargo, la tarea se presenta épica, pues los ucranianos visitarán el Stade de France plenos de confianza no sólo por su ventaja, sino porque la última vez que recibieron más de un gol en contra fue en junio del 2012.

Eso sí, el adversario de entonces era precisamente Francia, que ganó por 2-0. «El partido de ida en Kiev fue pura magia, pero en París precisamos un segundo milagro», escribió el diario Sport Express Ukraine.

Mucho más distendidos que los franceses, Cristiano Ronaldo y sus compañeros de equipo emprendieron el viaje a Suecia con el 1-0 a favor en el equipaje.

Para recibir a los portugueses en su hotel de Estocolmo, una banda de música tocó la melodía infantil del personaje sueco Pippi Calzaslargas, pero en el terreno de juego son los lusos quienes quieren marcar su propio ritmo. En una encuesta online del diario deportivo Record, casi el 87 por ciento de los lectores se mostraron convencidos de que Portugal superará a los suecos en Solna. A Bola previno a los aficionados más del frío que de la superestrella Zlatan Ibrahimovic.

Los escandinavos no ignoran las dificultades que les esperan. «Debemos marcar dos goles más que ellos, eso está claro», dijo Anders Svensson, el jugador con más internacionalidades de Suecia. «Si ellos anotan un gol tenemos que marcar tres. Si nosotros encajamos pronto un gol, eso puede destrozar mucha energía en el público y en nosotros».

Grecia-Rumanía

El técnico de Rumanía, Victor Piturca, recurrió a un desacostumbrado método de motivación al anunciar que se iría a un convento en caso de que su equipo no logre clasificarse para el Mundial después de la derrota por 3-1 en Atenas contra Grecia. «Si no nos clasificamos, olvídense de mí por tres meses. Me voy a un convento», dijo el técnico al diairo Prosport.

Pese a la derrota en Atenas, las 50.000 entradas para el partido en Bucarest se vendieron en pocas horas. El entrenador de Grecia, Fernando Santos, lo que más teme es un tempranero gol en contra. Eso puede convertirlo todo en «un rodeo», subrayó el técnico, que cree que el mayor peligro para su equipo es el ego herido de los rumanos.

Croacia-Islandia

Después del 0-0 en la ida, Islandia afronta en Zagreb ante Croacia el partido más grande de su historia, pero lo hará sin su goleador Kolbeinn Sigthorsson, ausente por una lesión de tobillo sufrida el viernes. «Es muy decepcionante no poder jugar el partido más importante en la historia del fútbol de Islandia, pero lo seguiré con expectación y estoy seguro de que los muchachos lograrán salir adelante», dijo el futbolista del Ajax a la emisora de radio RUV.

Los islandeses, que jugaron 40 minutos con diez hombres por expulsión de Olaf Skulason en Reykjavik, deben contar con que los croatas saldrán a atacar con todas sus armas. El empate sin goles de la ida en Reikiavik multiplicó la ilusión de la nación de apenas 320.000 habitantes y encendió las luces de alarma en Croacia, considerado el favorito en su cruce.

El técnico croata, Nico Kovac, es consciente de los pocos goles que anota su equipo y apostará por una alineación ofensiva con Mario Mandzukic, del Bayern Múnich, y Luka Modric, del Real Madrid. «Si no derrotamos a Islandia no nos merecemos estar en Brasil», advirtió la web croata Tportal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Mundial 2014: La repesca europea reparte los últimos cuatro billetes para Brasil