Duelo de gladiadores


Fueron 27 golpes los que intercambiaron Djokovic y Ferrer en el primer punto de la final. Un solo punto llega para reafirmar el concepto de que las pistas duras han dejado de ser rápidas. También para indicar la dureza del partido que se avecinaba. El punto lo ganó Nole haciendo ver al español que para vencer tendría que mejorar el excelente nivel mostrado ante Nadal. David así lo entendió y jugó un partido extraordinario con un ritmo infernal llevando al límite al campeonísimo serbio.

A su característica de gran restador, Ferrer unió, durante los ocho primeros juegos, la de sacar espléndidamente. Rápido, seguro de sí mismo, y con una gran velocidad de bola y cambios de dirección en sus golpes, logró adelantarse 5-3. A partir de ese momento el partido cambió radicalmente: Novak sacó de forma inapelable, impuso una velocidad más al encuentro, lo que coincidió con un menor porcentaje de primeros servicios de Ferrer, y con un tenis excepcional, exento de errores a pesar de su gran intensidad, encadenó cuatro juegos seguidos y la victoria en el set.

El segundo comenzó bien para David, que volvió a romper el saque de su rival adelantándose 2-0. En el tercer juego hubo un momento importante en una ventaja para 3-0 en la que David desperdició una bola fácil en la red, justo cuando Djokovic se mostraba más vulnerable. A pesar de dejar escapar esa oportunidad, siguió a un gran nivel hasta el 5-3, cuando volvió a suceder lo mismo que en el primer set: Djokovic se muestra inabordable con su saque mientras que David juega con segundos, facilitando la iniciativa del serbio, que repitió cuatro juegos primorosos para vencer. La diferencia entre un gran jugador, y un gran campeón: como jugar en los momentos decisivos.

Una gran final entre gladiadores, que protagonizaron un partido de altísimo ritmo, con una gran exigencia física. David no pudo revalidar el título, pero puede sentirse orgulloso, con la victoria ante Nadal y un partidazo ante un gran Djokovic, que tuvo que jugar a su mejor nivel para ganarle. El de Jávea sigue dando un ejemplo de superación en el tramo final de su carrera, y el serbio sigue el camino obligado de ganarlo todo para poder optar a reconquistar el número 1 antes de fin de temporada.

Votación
5 votos

Duelo de gladiadores