Ávila, un equipo que ha sabido reinventarse

El rival del Xuven mañana en O Pombal experimentó un cambio radical este verano

La Voz

El tercer rival de Liga del Conservas de Cambados, este sábado en O Pombal (20.30 horas), parece tan neófito en la LEB Plata como el propio conjunto amarillo, de estreno en la categoría. Claro que el Grupo Eulen Carrefour El Boulevar de Ávila encadena ya su quinta temporada en la tercera competición del baloncesto profesional español, y tras dos campañas en la ya extinta LEB Bronce. Una experiencia que a nivel de plantilla solo ha servido para que David Mangas, su hoy entrenador, aprendiese a conocer el terreno como la palma de la mano después de siete años como segundo de sus sucesivos predecesores en el banquillo abulense.

Vinculado las dos temporadas anteriores al Fuenlabrada ACB, la ruptura de un acuerdo que le proporcionaba un importante colchón económico y la pérdida de varios patrocinadores llevó a los responsables del Óbila, como así se llama el club del próximo rival cambadés, a acariciar la renuncia a la LEB Plata. «Pero en agosto ya no nos daban plaza en EBA, y la Primera División de Castilla-León solo tiene 7 equipos», recordaba ayer David Mangas.

Así las cosas, y tras reducir drásticamente el que ya era uno de los presupuestos más austeros de la categoría, el Óbila consiguió reunir una plantilla «muy corta, totalmente nueva, con la mayoría de los jugadores sin experiencia en la LEB Plata excepto 2 ó 3», relata su preparador.

Con estos mimbres «estamos intentado hacer un baloncesto vistoso, dinámico y atractivo para el espectador», de posesiones cortas y defensa individual sustentada en «la responsabilidad en el uno contra uno», explica Mangas. Y la verdad, no le está yendo nada mal al Ávila, con un balance de 2 victorias y una derrota. La que sufría en la segunda jornada de Liga por un estrechísimo margen de 2 puntos en la casa del líder y único invicto ya en la competición, el Cáceres: 78-76. Antes el Óbila se vengaba del Fundación Baloncesto Fuenlabrada, equipo montado por el club madrileño tras romper su vinculación con Ávila y dirigido por el técnico en esta última plaza la pasada Liga, Armando Gómez (83-73). Y la semana pasada era el Askatuak su víctima (69-60).

El mayor punto débil del Óbila, su corta plantilla de diez efectivos, que viaja mañana a la mañana a Cambados con la dudas del escolta Guille Justo, baja ya la semana anterior por un problema muscular, y el pívot eslovaco Peter Simek, aquejado de gripe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Ávila, un equipo que ha sabido reinventarse