Arian Foster, el primer deportista que cotiza en bolsa

El jugador de fútbol americano abre un camino tentador y peligroso para los deportistas profesionales

Arian Foster, jugador de Houston Texans
Arian Foster, jugador de Houston Texans

¿Quiere comprar acciones de Leo Messi, Rafa Nadal o LeBron James? Aún no es posible, pero una nueva compañía en Estados Unidos dio ya el primer paso para que los deportistas profesionales coticen en bolsa. La idea de Fantex, empresa liderada por Buck French, emprendedor de Silicon Valley, es simple, pero su desarrollo es mucho más complejo. Desde el jueves se pueden comprar participaciones en los ingresos futuros del jugador de fútbol americano Arian Foster, el primer atleta en dar el salto al mercado de valores.

Foster recibirá 10 millones de dólares a cambio del 20 % de su contrato actual con Houston Texans, de sus ingresos por patrocinio y de otra cantidad futura ligada a su carrera como jugador o a cualquier actividad relacionada con el deporte tras su retiro. Fantex planea vender un millón de acciones a diez dólares cada una para pagar a Foster, cifra más que probable de conseguir dado el éxito en Estados Unidos del «fantasy football», que permite a los aficionados jugar a ser manager general y armar sus propios equipos.

«Hemos construido una plataforma poderosa para ayudar a los deportistas y famosos a crear marcas», dijo French a The New York Times sobre un proyecto que quiere expandir a actores de Hollywood. Foster es más que un exitoso runningback. Tiene origen mexicano, es de piel oscura, le gusta el yoga y la poesía y es un personaje que resulta simpático más allá de Houston. «Arian es único, multidimensional, un pionero», aseguró French.

Los accionistas celebrarían que el carismático Foster, de 27 años, firme un nuevo y suculento contrato con su actual equipo o con otro, así como un acuerdo que lo convirtiera en estrella de Nike, por ejemplo. ¿Pero qué ocurre si sufre una lesión -como le pasó el domingo- y poco a poco va perdiendo su lugar en el equipo? ¿Y si de repente protagoniza un escándalo? Los Texans pagarán a Foster por cinco años de contrato 23,5 millones y su rendimiento le podría generar otros dos millones, según la oferta pública de venta de Fantex. Sus contratos por patrocinio le generan casi 700.000 dólares.

A la vista de los números, los expertos alertan a los accionistas. Teniendo en cuenta todos los contratos actuales de Foster, Fantex recibiría apenas cinco millones. Para que fuera beneficioso para el pequeño accionista, sería necesario que el jugador de los Texans ganara durante el resto de su vida 50 millones de dólares ligados al fútbol americano. Todo dependerá entonces de que en el 2017 Arian Foster firme con 31 años un nuevo gran contrato o que cuando se retire se convierta en un personaje como comentarista de televisión, por ejemplo.

Fantex, que no tiene la obligación de repartir dividendos y que se lleva una comisión del uno por ciento por cada operación de compra y venta de valores, no esconde lo altamente arriesgado que puede ser el negocio, sobre todo para los accionistas. «La oferta es altamente especulativa y los valores entrañan un alto grado de riesgo», asegura en su página web. «Sólo las personas que se puedan permitir la pérdida total de su inversión deberían invertir en Fantex», agrega.

Será extraño que los accionistas ganen dinero en una operación en la que es más probable que triunfe Fantex. Quien seguro obtendrá beneficios es Foster, que recibirá diez millones que sólo devolverá plenamente si en el futuro le van muy bien las cosas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Arian Foster, el primer deportista que cotiza en bolsa