España se da otra oportunidad

Serbia, rival para entrar en la octava semifinal consecutiva


redacción / la voz

Ya no queda margen para el error. La selección española de baloncesto, minada por las dudas a lo largo del Europeo, tiene esta tarde (17.30 horas, Cuatro) la obligación de cambiar de cara con el duelo de cuartos de final frente a una Serbia joven y hambrienta por volver de nuevo a la élite.

Las tres derrotas, frente a los únicos rivales que podían oponer cierta resistencia, han emborronado la clasificación de España, hasta el punto de diluir su condición de candidata al podio y alejarla del reto de conquistar el título por tercera vez consecutiva. El conjunto español ha sufrido tres serios apagones en los tramos finales de los encuentros que le han enfrentado a Eslovenia, Grecia y Italia, y siempre tras desperdiciar claras ventajas. Especialmente doloroso los quince puntos que ventaja que no supo aprovechar nada más comenzar el último cuarto. Los bajones defensivos en esos tramos de partido y la escasa reacción desde el banquillo para resolver los problemas. Al menos del la última derrota se puede rescatar el enorme partido de un Marc Gasol que mejoró su mejor marca anotadora en la selección (32 puntos) y el espectacular partido de Sergio Rodríguez. El problema es que fueron el único sustento fiable de un grupo que sigue sin encontrar la continuidad ofensiva y que ha encajado demasiados puntos en los tramos finales de los encuentros.

Si España tiene en Marc Gasol a su faro, Serbia cuenta con Nenad Krstic. El pívot del CSKA, con pasado NBA, es el máximo anotador de su selección (16.7 puntos, 5.4 rebotes) y a sus 30 años es el jugador más veterano de un equipo plagado de juventud. Apenas 24,2 años de media atesora la plantilla, con nueve debutantes en una gran competición internacional sénior y planificada por Dusan Ivkovic. Los balcánicos, de cuyas últimas generaciones tanto se esperaba, han estado por debajo de lo esperado en las últimas grandes citas, pero en esta ocasión, cuando contaban menos, han alcanzado los cuartos de final después de acumular las mismas derrotas que España -tres, frente a Macedonia, Montenegro y Ucrania-, pero aupados a la primera plaza en la segunda fase gracias a los triunfos ante Lituania y Francia. Serbia sí ha rendido en los días clave.

Junto con Krstic, el otro gran argumento ofensivo es Nemanja Bjelica, que acaba de cambiar Vitoria por Turquía; capaz de jugar por dentro y por fuera, amenaza desde una posición muy peligrosa para España, ya que Claver sigue ofreciendo dudas y Aguilar ha dejado de contar. En las posiciones exteriores, destacan Markovic, Nemanja Nedovic y Bogdan Bogdanovic, que acumula 16-34 en triples. Para frenar este potencial, España deberá apretar los dientes en los momentos importantes y demostrar por qué se mantiene como la mejor defensa del torneo ante un rival también con ausencias -Teodosic, Savanovic, Macvan o Velickovic- y verdugo en el mismo cruce del Mundial del 2010, decidido por un lejano triple de Teodosic.

Junto a Marc Gasol, Rudy, Calderón y la trayectoria ascendente de Sergio Rodríguez, la experiencia es la gran baza española para alcanzar su octava semifinal europea consecutiva. También Juan Antonio Orenga tiene su particular examen al frente de un grupo habituada a responder cuando está contra las cuerdas. Como hoy.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

España se da otra oportunidad