Los Juegos Olímpicos del 2020 los organizará Tokio

Madrid, que no superó la primera ronda, suma su tercera derrota consecutiva


La ciudad japonesa de Tokio albergará en 2020 sus segundos Juegos Olímpicos 56 años después, tras derrotar en la votación final a Estambul, por 60 sufragios a 36, y de que Madrid quedara eliminada en la primera ronda en la elección llevada a cabo por los miembros de la 125 Asamblea del COI, que se celebra hasta el próximo 10 de septiembre en el hotel Hilton de Puerto Madero en Buenos Aires.

Así lo anunció el presidente del COI, el doctor belga Jacques Rogge, poco antes de que la delegación liderada por el primer ministro nipón, Shinzo Abe, estallara de júbilo por el triunfo del poderío económico del yen y la herencia de los Juegos Olímpicos de 1964, que prometen convertirlos en un negocio comercial muy rentable y una referencia de vanguardia como los fueron los de Pekín hace apenas cinco años.

Ni la cercanía de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang ni el riesgo a una contaminación radiactiva por el desastre de la central nuclear de Fukushima pudieron con un proyecto aún más compacto que el de 2016 y que está concentrado en dos zonas, la Histórica y la de la Bahía, que se construirán gracias a un fondo de reserva de 4.500 millones de dólares.

Tampoco el escaso apoyo popular, el 67,5 por ciento de los tokiotas, una cifra muy inferior a las de Madrid y Estambul, que había recibido el proyecto de una población más preocupada de recuperarse de las secuelas del tsunami de 2011 que de volver a sentir una experiencia olímpica como la de 1964 y para la que se rehabilitarán las instalaciones clave de aquella cita que sirvió al país para mostrar al mundo una imagen renovada tras la Segunda Guerra Mundial.

Después de una presentación final con una pasión «muy a la española» y un proyecto técnico impecable, los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020 se celebrarán del 24 de julio al 9 de agosto y las ceremonias de inauguración y clausura se celebrarán en el Estadio Olímpico que se levantará sobre el mismo terreno del que ya las acogió en 1964.

En un espacio de solo ocho kilómetros se celebrará la competición para lucimiento de la bahía de Tokio. Los nipones han prometido fomentar el juego limpio, los valores olímpicos y llenar los estadios y pabellones para que los atletas sientan el apoyo de un pueblo muy aficionado al deporte. Los eficientes transportes, la seguridad de sus calles y las posibilidades financieras redondearán un evento buscado en dos ocasiones más

Tercera decepción de Madrid

La alegría japonesa contrastaba en el Hilton bonaerense con la tercera decepción consecutiva para Madrid. La candidatura española se mostraba más segura que nunca de su triunfo, por lo que la eliminación en primera ronda añadió dramatismo a la derrota frente a Estambul.

Al finalizar la ronda inicial, Rogge, con una parsimonia que multiplicaba el nerviosismo de las tres candidaturas, anunciaba que había un empate entre las capitales española y turca. Posteriormente se sabría que el equilibrio era a 26 votos y que Tokio había pasado holgadamente a la final con 42.

De esta forma, se procedió a votación de desempate para conocer el rival de la capital nipona en la ronda definitiva. De nuevo en voz baja, sin inmutarse ni un segundo, el presidente del COI anunciaba la eliminación de Madrid, tumbada por una diferencia de cuatro votos (49-45). Al final, este desempate quedaría para la historia como una mera anécdota.

Cuarto intento

Mariano Rajoy aseguró que ni está decidido ni le toca a él decidir si Madrid, tras el varapalo que ha sufrido en Buenos Aires, intentará por cuarta vez consecutiva aspirara a unos Juegos Olímpicos. «No ha sido un trabajo en balde, pero no queda otra que continuar y mirar hacia adelante», apostilló tras recordar que «no siempre se gana, es ley de vida». Con gesto serio, el presidente del Gobierno comenzó su declaración institucional asegurando que «las cosas se han hecho muy bien», pese a la derrota por parte del COI Español, Ayuntamiento y Comunidad de Madrid

Por su parte, el príncipe Felipe ha animado a digerir «el pequeño revés» que ha supuesto que Madrid 2020 cayese la primera para «levantarse de nuevo, seguir promocionando el deporte y continuar el camino» porque «no queda otra». Ha confesado sentirse «un poco decepcionado con el resultado» y ha alabado el «gran trabajo realizado». «Esto es una competición y no hemos podido ganar», ha afirmado tras pedir «ánimo para levantarse de nuevo». Preguntado por los periodistas por un cuarto intento, el príncipe ha afirmado que no es una cuestión que le competa a él pero ha asegurado que un proyecto deportivo de gran envergadura contará con su respaldo. «Por mi parte estaré siempre apoyando», ha remarcado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

Los Juegos Olímpicos del 2020 los organizará Tokio