Rajoy defiende la base financiera «más razonable» de la historia del olimpismo y que Madrid es un socio «fiable»

Europa Press

DEPORTES

El presidente del Gobierno ha afirmado ante el COI que «Madrid puede acoger los Juegos sin ningún riesgo para el movimiento olímpico»

07 sep 2013 . Actualizado a las 20:32 h.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este sábado ante los miembros del COI que en unas horas votarán la ciudad que organizará los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020 la base financiera de la candidatura de Madrid para acabar con cualquier duda sobre su solvencia afirmando que es la «más razonable de la historia del olimpismo reciente», a lo que ha sumado que Madrid es un socio «estable y fiable», una referencia indirecta a la situación de sus otras dos competidoras, Tokio y Estambul.

Recién aterrizado de la reunión del G-20, celebrada en San Petersburgo, Rajoy se ha dirigido al Comité Olímpico Internacional (COI) para decirles que «Madrid puede acoger los Juegos sin ningún riesgo para el movimiento olímpico», afirmación que ha ampliado con toda una batería de cifras. En Buenos Aires, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que los Juegos en Madrid serían los de una «anfitriona excelente y hospitalaria» de la mano de un socio «leal y fiel, comprometido con los valores del deporte». Rajoy ha explicado que ha acudido a Buenos Aires para mostrar el «apoyo a este proyecto nacional en el que todo el país tiene depositada su ilusión». «Madrid desea con absoluto entusiasmo y entrega acoger estos Juegos», ha declarado tras recalcar el total «apoyo de todas las instituciones españolas a esta candidatura».

Es, en palabras del presidente, una «candidatura sólida, segura y fiable, como puso de manifiesto el informe de la comisión de evaluación del COI, con capacidad de organización y financieramente no deja lugar a dudas. Madrid siempre ha cumplido y cumplirá sus promesas». En este punto, el popular ha aseverado que Madrid «presenta la base financiera más razonable de la historia olímpica reciente, con un 80 por ciento de las infraestructuras hechas, y lo poco que queda está plenamente garantizado por el gobierno de España».