Un escudo como el Guadiana

M.G. REIGOSA SANTIAGO / LA VOZ

DEPORTES

monica ferreirós

El Obradoiro no siempre ha incluido su principal símbolo en las camisetas

27 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Si se le presenta a un obradoirista una reproducción del escudo y otra del logotipo de la nueva imagen corporativa del club, seguro que identificará ambas al primer vistazo. Si esa misma propuesta tiene como destinatario un ciudadano que no siga la actualidad de la entidad, probablemente centrará antes el anagrama que el símbolo. Y quienes han optado por cambiar en la indumentaria para este curso un emblema por otro, habrán comprobado que hay razones de márketing que el corazón no siempre comparte.

Desde que el equipo regresase a la élite en la temporada 09/10 ha llevado en sus camisetas el escudo, que tiene 43 años de historia. En esas más de tres décadas, ha sido siempre el mismo. Pero no siempre ha lucido en la elástica. Así se puede apreciar repasando algunas fotografías.

En una de ellas se puede ver a Bill Collins, en la etapa en la Feiraco era el patrocinador de referencia y acaparaba el frontal de la camiseta, sin más añadidos. En el curso 90/91 no cabe hablar de convivencia de imagen corporativa y escudo. En el lateral izquierdo superior lo que aparecía era una concha de vieira, con la inscripción CAB Obradoiro en la base. Así se puede ver en la foto de Jimmy Wright, en un partido ante el Básket Andorra.

En la temporada 89/90, la del play off ante el Murcia que tardó diecisiete años en resolverse, en los tribunales, tampoco había escudo en la indumentaria de juego. Sí aparecía el logotipo del Concello. Y más recientemente, en la época de la supervivencia, en espera de esa sentencia judicial que catapultó al club, el primer equipo también compitió sin la serigrafía del emblema que más lo identifica.