Alejandro Marque Porto: «Vivo en una nube»

Antón Bruquetas Serantes
Antón Bruquetas REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Jose Sena Goulao

Asegura que estuvo a punto de dejar el deporte profesional, pero que el triunfo en la ronda lusa «compensa todo lo sufrido en la carretera»

20 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Alejandro Marque POrto ciclista gallego ganador de la Volta a Portugal

Todavía está sorprendido. No se esperaba ganar y, tal vez, no creía que la victoria del domingo en la general de la Volta a Portugal fuese a traer todo lo que está viviendo. A Alejandro Marque (A Estrada, 1981), un obrero del pedal que estuvo a punto de dejar el ciclismo, no le para de sonar el teléfono. «Llaman de la televisión, vosotros, las radios... Es increíble. No pensé que fuera así. La celebración de ayer [por el domingo] en Sobrado también fue descomunal... No me lo creo», dice.

-Esto no le ha llegado por casualidad. Dicen quienes le conocen que no ha parado de trabajar, que se lo merece de verdad.

-Detrás de este triunfo hay muchos kilómetros. Buenos y malos momentos sobre la bicicleta, que ahora se ven recompensados. Por eso estoy tan feliz. Todo tiene sentido.

-¿Estuvo a punto de dejarlo?

-Cuando corrí en el Boavista [temporada 2004/2005] me rompí el radio. Al acabar el año todas las ofertas eran a la baja. Empecé a echar números y vi que no me compensaba... Pero al final me pude reenganchar.

-¿De quién se acordó cuando cruzó la línea de meta?

-Sería injusto si dijese que de una sola persona. Hay mucha gente. Los más importantes de mi mujer y mi hijo; también de mis padres y de mi familia; de mis compañeros Gustavo César Veloso, que se merecía la Vuelta tanto o más que yo, y Delio Fernández; y de David Blanco y Ezequiel Mosquera, que me han ayudado mucho.

-No salía como favorito. Veloso era su jefe de filas. ¿Hubo buen rollo entre ambos?

-Gustavo me dijo: «Tú tira para adelante. Olvídate del papel que tenemos cada uno». Cuando ahora reflexiono, creo que a mí me benefició competir como tapado. Toda la presión se la llevó él. Tenía que atender a los medios, a los aficionados y yo, en cambio, podía estar más relajado.

-¿Se imaginaba lo que significa ganar esta prueba?

-¡Qué va! «Llaman de la televisión, vosotros, las radios... Es increíble. No pensé que fuera así. La celebración de ayer [por el domingo] en Sobrado también fue descomunal... No me lo creo. Vivo en una nube.