Las españolas Carbonell y Crespí vuelven a saborear el bronce en el dúo libre tras Rusia y China

La barcelonesa y la mallorquina se crecieron en su tango y lo bailaron mejor que nunca, pese a los únicos seis meses de preparación que han tenido


Las nadadoras españolas Ona Carbonell y Marga Crespí han conseguido la medalla de bronce en la final de la rutina libre de dúo en los Mundiales de natación de Barcelona con la interpretación del tango La Cumparsita, que les valió una puntuación de 94.990 que no fue suficiente para alcanzar a la pareja china (95.350), plata, ni a las imparables rusas Romashina y Kolesnichenko (97,680), que sumaron su segundo oro tras el dúo técnico.

Este mismo ejercicio del tango les valió a Carbonell y a la retirada Andrea Fuentes la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres, superando a las chinas, pero en estos Mundiales volvieron al tercer escalafón del podio pese a mejorar la nota de la ronda preliminar y estar incluso más cerca de lo que estuvieron entonces de las asiáticas, a solo 360 décimas.

Pero El lago de los cisnes de las hermanas Jiang fue espectacular y no ayudó a que el tango español fuera plateado. Tanto Wenwen como Tingting Jiang bailaron como dos bellas cisnes en un tema clásico que fue todo lo opuesto al heavy metal del dúo ruso, con ambas transformadas en una guitarra eléctrica y con cresta en la cabeza que les ayudó a interpretar el reto a Metallica y arrancar el aplauso del Sant Jordi.

Eso sí, la afición silbó a los jueces al ver que el dúo español se quedaba con el bronce. Últimas en saltar a la piscina, la barcelonesa y la mallorquina se crecieron en su tango y lo bailaron mejor que nunca, pese a los únicos seis meses de preparación que han tenido, pero no sirvió de nada y volvieron a subir al podio en el tercer cajón.

No obstante, como punto al que acogerse de cara a una futura mejora, en esta final Ona y Marga superaron a las Jiang en el apartado artístico, con 47.830 por el 47.460 de las chinas, aunque la parte técnica sigue siendo claramente para las asiáticas y sobre todo una Rusia que convierte en oro todo lo que toca, sea metal duro como esta tarde o haciendo Romashina de una sensual Marilyn Monroe como en el solo libre.

Con esta medalla de bronce Ona Carbonell suma ya cinco preseas, cuatro de bronce -solo técnico y libre y dúo técnico y libre- y una de plata, la conseguida en la rutina técnica por equipos, con ausencia de las china. No obstante, todavía aspira a ganar dos platas más en el ejercicio libre por equipos, que es novedad en estos Mundiales, así como en el combo, explosivo.

Y es que sin las chinas España aspira a plata por la superioridad mostrada respecto a Ucrania y Japón, inmediatas perseguidoras. Esta tarde, en el dúo libre, las ucranianas se quedaron a 2.370 de las anfitrionas, con un ejercicio basado en la melodía de la aclamada serie Juego de Tronos y baile de espadas incluido, mientras que las japonesas estuvieron un punto por debajo de Ucrania, demasiado lejos para inquietar su cuarta posición.

Final de dúo libre

1.- Svetlana Romashina y Svetlana Kolesnichenko (Rusia), 97,680.

2.- Jiang Tingting y Jiang Wenwen (China), 95,350.

3.- Ona Carbonell y Marga Crespí (España), 94,990.

4.- Lolita Ananasova y Anna Voloshyna (Ucrania), 92,620.

5.- Yumi Adachi y Yukiko Inui (Japón), 91,620.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las españolas Carbonell y Crespí vuelven a saborear el bronce en el dúo libre tras Rusia y China