Madrid 2020 optimista tras el último trámite en la decisión por los Juegos Olímpicos

La delegación, encabezada por el prícipe Felipe, presentó la candidatura ante la asamblea del COI


Madrid, Tokio y Estambul, las tres ciudades aspirantes a organizar los Juegos Olímpicos del 2020, salieron de sus presentaciones con una sensación de entusiasmo y confiadas en haber convencido a los miembros del Comité Olímpico Internacional. A apenas dos meses de la elección de la sede -el 7 de septiembre en Buenos Aires-, Madrid y Estambul de forma más abierta y Tokio, en un tono más contenido, consideraron que habían superado la prueba sin tropiezos.

Estambul abrió las presentaciones con la sombra de las protestas antigubernamentales en Turquía. La candidatura turca basó su presentación en la pujanza de su economía y en el porcentaje de población joven del país, aunque un miembro del COI lamentó confidencialmente que en su intento de mostrarse como un país occidental hubiera obviado en sus vídeos, por ejemplo, a las mujeres que se cubren con el velo. «Estamos absolutamente confiados en que nos van a atribuir los juegos», dijo el viceprimer ministro luego en conferencia de prensa.

Tokio hizo, por su parte, una presentación excelente, pero su respuesta a las preguntas posteriores y su conferencia de prensa no estuvieron a la misma altura. La capital japonesa presentó una iniciativa internacional para apoyar el deporte en el exterior y luchar contra el dopaje. El viceprimer ministro y antiguo deportista olímpico Taro Aso se mostró satisfecho de la presentación realizada y dijo que, después del desastre nuclear de Fukushima, organizar los Juegos Olímpicos sería como convertirse en «el ave fénix que renace de las cenizas».

«Con Fukushima quedó la impresión de que éramos un país destruido, pero queremos mostrar al resto del mundo que hemos salido adelante y que esto se convierta en un mensaje de esperanza y aliento para el futuro», enfatizó.

El director general Masato Mizuno, aseguró que los japoneses están «apasionados» ante la posibilidad de ganar estos juegos, pero en caso contrario, dijo, «seguiremos mejorando».

Y por último, le tocó el turno a Madrid 2020. Los oradores de la candidatura eran Juan Antonio Samaranch (hijo), el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella y el director de la candidatura, Víctor Sánchez. Luego hablaron la vicepresidenta del Comité Olímpico Español (COE), Theresa Zabell, el presidente, Alejandro Blanco, y cerró el príncipe Felipe.

La presencia en la delegación española del príncipe fue un golpe de efecto a favor de Madrid. Su discurso abrió con un toque de humor y humildad, planteándole a los miembros del COI lo duro que le resultaba ser la cara visible de Madrid 2020 tras haber hecho lo propio su madre para la candidatura del 2012 y su padre para la del 2016.

«Es duro llegar tras un rey y una reina, pero intentaré hacerlo mejor», dijo el heredero de la corona española, que habló de su pasión por el olimpismo, por su país y de lo importante que unos Juegos serían para una nueva generación de españoles. «Esto no es una formalidad: soy olímpico», insistió.

Por su parte, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, defendió la capacidad española para organizar los Juegos y celebró como una buena señal que nadie hubiera sacado a relucir el tema económico en el turno de preguntas.

«España genera mucha más confianza y credibilidad que antes», dijo. «Mi intervención se ha basado en la realidad de la economía española», apuntó el ministro, «que está dejando la crisis atrás, con un efecto importante de generación de confianza en los mercados».

Las preguntas que formularon a Madrid los miembros del COI, lejos de ponerles en un aprieto les permitieron subir nota, al referirse a temas ya resueltos, como la nueva legislación antidopaje o el precio de los hoteles, o a capítulos amables, como la herencia de los Juegos de Barcelona 92.

También satisfechos se mostraron el presidente de la candidatura, Alejandro Blanco, y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, aunque huyeron del triunfalismo. «La celebración, si la hay, será el día 7 de septiembre», dijo Botella. «Estamos contentos. Quedan dos meses para Buenos Aires y hay que hablar, hablar, convencer, convencer», advirtió Blanco. «Pero creo que hoy ha sido un buen día para nosotros».

Al término de la intervención de Madrid, algunos miembros del COI mostraron su admiración.

«¡Una presentación muy potente!», comentó el singapurés Ser Miang Ng, vicepresidente del organismo y candidato a presidir el COI. Para el irlandés Patrick Hickey, miembro del COI y presidente de los Comités Olímpicos Europeos, las tres candidatas habían sido «muy profesionales».

«En esta presentación no ganas votos, pero los puedes perder. Y no creo que ninguna de las tres lo haya hecho», afirmó.

El puertorriqueño Richard Carrión se mostró convencido de que «no habrá una ganadora en primera ronda» y que se irá «a dos votaciones».

«Nunca se sabe, pero es mi predicción», afirmó.

Ahora a Madrid 2020 le queda esperar a la asamblea del 7 de septiembre en Buenos Aires para saber si será sede de los Juegos Olímppicos después de presentar tres candidaturas consecutivas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Madrid 2020 optimista tras el último trámite en la decisión por los Juegos Olímpicos