Nadal y Ferrer se verán las caras en la final de Roland Garros

Ferrer eliminó a Tsonga por por 6-1, 7-6(3) y 6-3, mientras que Nadal se deshizo de Djokovic en un duro partido

final

Habrá final española en Roland Garros, entre Rafael Nadal, que al término de un partido épico acabó con el serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, y David Ferrer, que apenas dio opciones al ídolo local, el francés Jo-Wilfried Tsonga. Será un duelo entre amigos, pero será un partido que, sobre el papel, está inclinado del lado de Nadal. Porque Nadal solo ha perdido una vez sobre tierra batida contra Ferrer y fue en 2004 en Sttutgart. Desde entonces, 16 triunfos a favor del mallorquín en polvo de ladrillo.

La final de Roland Garros será una reedición de la semifinal del año pasado. Entonces, con un Nadal lanzado en busca de su séptimo trofeo, Ferrer no pudo ganar ningún set. Pero desde entonces, el mallorquín sufrió el mayor bache en su carrera -siete meses ausente de las pistas por problemas en la rodilla-, mientras que Ferrer atraviesa, a sus 31 años, el mejor momento de su longeva carrera tenística. El nivel de los dos se igualó en el pasado torneo de Madrid, cuando Ferrer estuvo a dos puntos de ganar.

Será la primera final española desde el 2002, cuando Albert Costa se impuso ante Juan Carlos Ferrero, y la tercera de la historia, tras la de 1998, con victoria de Carlos Moyá sobre Alex Corretja, y la de 1994, donde Sergi Brugera se impuso ante Alberto Berasategui.

Semifinales muy diferentes

Ferrer llega a la final del domingo más fresco, con menos minutos en la pista y sin haber cedido ningún set, mientras que Nadal ha dejado escapar cuatro. Dos de ellos contra Djokovic en un partido de los que marcan la historia entre dos de los mejores tenistas de todos los tiempos.

El tenista mallorquín, que buscará el domingo su octavo título del Grand Slam de París, se deshizo en su semifinal del serbio y número uno del mundo, Novak Djokovic, por 6-4, 3-6, 6-1, 6-7(3) y 9-7 e de 4 horas y 37 minutos.

El partido parecía llamado a ser un maratón como el que disputaron en la final del Abierto de Australia de 2012, la más larga de la historia de los Grand Slam, pero fue menos prolongado. Nadal rompió el servicio de su rival en el juego 17 y se apuntó el partido. Djokovic, muy decepcionado, se quejó del estado de la pista.

Más fácil lo tuvo Ferrer ante un Tsonga que no dio la talla en su intento de seguir los pasos de Yannick Noah, el último francés en levantar la Copa de los Mosqueteros hace ahora 30 años. Como un vendaval, el español no dejó ningún resquicio para que Tsonga, octava raqueta del mundo, tuviera opciones en el partido o para que el público francés aupara a su favorito.

Ferrer corrió a por su primera final de un grande, un duelo que promete ante Nadal. Para que en Roland Garros, por cuarta vez, se hable español en el último duelo del torneo.

Octava final entre dos jugadores del mismo país

La final de Roland Garros del próximo domingo que medirá a Rafael Nadal y a David Ferrer será la octava que disputen dos compatriotas en el Grand Slam de tierra batida desde la era 'Open' y la cuarta entre españoles.

La última vez que dos tenistas del mismo país se midieron en el polvo de ladrillo de París fue cuando en 2004 el argentino Gastón Gaudio venció a su compatriota Guillermo Coria.

Para los aficionados españoles, será la cuarta vez que vivan una final entre dos jugadores de su país: en 2002 Albert Costa derrotó a Juan Carlos Ferrero; en 1998 Carlos Moyá a Alex Corretja y en 1994 Sergi Bruguera a Alberto Berasategui.

En 1991, Jim Courier se deshizo en cinco sets de Andre Agassi en un duelo estadounidense. Dos jugadores australianos disputaron las finales de 1968 y 1969. En el primer caso Ken Rosewall venció a Rod Laver y al año siguiente los papeles se invirtieron.

Votación
10 votos

Nadal y Ferrer se verán las caras en la final de Roland Garros