Miami Heat aplasta a Indiana Pacers y jugará la final de la NBA ante San Antonio

LebBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh lideraron al equipo, que buscará su tercer anillo


Miami Heat se guardó el mejor partido para el momento más importante: el campeón defenderá a partir del jueves ante San Antonio Spurs el título de campeón de la NBA al batir por 99-76 a Indiana Pacers en el séptimo y definitivo duelo de la final de la Conferencia Este.

Los Miami Heat disputarán así la tercera final consecutiva desde que juntó en el 2010 al Big Three. LeBron James volvió a destacar el lunes con 32 puntos, pero ya no estuvo solo: le ayudó su «hermano» Dwyane Wade con 21 y nueve rebotes.

«Ha sido el mejor partido de una serie muy competitiva, ahora lo disfrutaremos un poco», dijo Erik Spoelstra, técnico de Miami Heat, que destacó a Wade: «Ha sido Dwyane siendo quien es. Lo hemos visto durante muchos años. Cuando se le descarta y la competición llega al momento decisivo, él va a estar ahí. Siempre encuentra la manera de impactar en el juego, se crece en estos momentos».

«Hice la primera jugada del partido para Wade, para que se sintiera dentro del equipo», dijo James sobre Wade, que hoy anotó más que en los dos partidos anteriores juntos. Tras pasar por problemas físicos en la rodilla derecha, Wade se encontró mejor y anotó más de 20 puntos por primera vez desde el 23 de abril. «Era el séptimo partido. En un momento así no importan los seis anteriores», dijo Wade, sin dolor y mucho más agresivo en ataque.

La final al mejor de siete encuentros comenzará el jueves en Miami, sede también del segundo partido el domingo. Luego se desplazará a San Antonio, donde los Spurs llevan ya una semana de descanso tras imponerse por 4-0 a Memphis Grizzlies en el Oeste.

Miami Heat salió este lunes decidido a no ser sólo el equipo de James como en los dos últimos encuentros y con la intención de activar a Wade y Chris Bosh tras su mal desempeño durante la serie.

Los Miami Heat empezaron buscando la confianza de dos de las patas del Big Three: de los primeros 11 lanzamientos no hubo ninguno de James y los seis primeros puntos fueron de Wade y Bosh.

Indiana empezó sin miedo al abarrotado AmericanAirlines Arena ni al séptimo partido, a vida o muerte. Nadie quería perderse un partido así, presenciado en directo por famosos como David Beckham, que está estudiando respaldar un equipo de fútbol en Miami, el cantante Justin Bieber y el pelotero venezolano Miguel Cabrera.

Los Pacers tomaron las primeras ventajas con un juego equilibrado interior-exterior. Miami, agresivo, a base de impulsos pero sin acierto (ocho de 28 en lanzamientos en el primer cuarto), se sostenía con James y con Wade. El primer cuarto se cerró con renta mínima para Indiana 21-19.

Miami encontró por fin dos triples de Ray Allen, errático durante la serie, y a través de la defensa pudo correr, lo que le sirvió para escaparse 33-27.

Indiana, que acumulaba pérdidas de pelota, tuvo que parar el partido con 39-29 tras cinco puntos seguidos del renacido Bosh.

Allen y James siguieron haciendo daño a unos Pacers con muchas pérdidas de pelota (15 en la primera mitad), incapaces de activar en la zona a Roy Hibbert y carentes de rebote ofensivo.

Miami Heat, excelente en defensa y cerrando el rebote, lanzó 15 veces más a canasta (45-30) que Indiana en la primera mitad, en la que el campeón dominó en capturas y en puntos en la pintura, apartados en los que Indiana había basado sus éxitos previos. La última posesión de la primera mitad fue para Miami, pero no para James, sino para Wade, que anotó y puso un claro 52-37 al descanso. Toda una señal.

«Momentos como éste son los que definen tu carrera», dijo Wade sobre su respuesta ante las dudas por su gris actuación en los encuentros anteriores. «Somo campeones y no es por suerte. Me gusta cómo responde el equipo cuando está con la espalda contra la pared», añadió.

Si en los dos últimos partidos el tercer cuarto había sido el decisivo, hoy fue el segundo el que rompió el encuentro con un parcial de 33-16 para el Heat. James, brillante con 18 puntos, encontró la ayuda de Wade (10), Allen (10) y Bosh (7), lo que necesitaba para poder llevar de nuevo a Miami a la final.

Indiana salió en la segunda mitad dispuesto a aprovechar más a Hibbert cerca del aro y lo consiguió, pero en defensa le faltaban brazos para contener a un muy activo Wade y la amenaza constante de James.

«LeBron va a estar ahí siempre. Lo ha hecho toda su carrera. Nos ayudó a recuperar la confianza tras el sexto partido, nos levantó a todos. Lidera y es muy fácil seguirlo», alabó Spoelstra a la gran estrella.

La quinta falta de Hibbert y una nueva canasta de Wade pusieron un 72-53 a falta de 1:48 minutos para el final del tercer cuarto que cerró el partido definitivamente. También Paul George, en un mal partido con apenas siete puntos por la gran defensa de James, sumó cinco faltas y fue eliminado poco después.

Al último cuarto se entró con un claro 76-55 a favor de Miami, que administró su ventaja con los tiros libres de James (lanzó más que todos los Pacers) y empezó a pensar en los Spurs, su último obstáculo para la defensa del título.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Miami Heat aplasta a Indiana Pacers y jugará la final de la NBA ante San Antonio