El Celta vislumbra un futuro idílico en Primera

La permanencia, lanzadera de una entidad saneada y con un proyecto deportivo definido

La celebración del gol ante el Espanyol comenzó a escribir la primera página del futuro celeste.
La celebración del gol ante el Espanyol comenzó a escribir la primera página del futuro celeste.

vigo / la voz

La permanencia en Primera División dibuja un panorama poco menos que idílico para el Celta. Casi saneado en lo económico, con una columna vertebral definida y con la cantera como mascarón de proa del proyecto.

A diferencia de los acontecimientos del 2007, de consumarse el descenso en la noche del sábado, sería mucho menos traumático después del paso por el proceso concursal y tras la renovación del club en todas sus estructuras. Sin embargo quedarse en Primera acelera todavía más el proceso de consolidación de la entidad viguesa entre los grandes del fútbol español.

De entrada la previsión del club apunta que a 30 de junio su deuda quedará reducida a 14 millones de euros, pero hay que tener en cuenta que va a ingresar nueve si se consuma la venta de Iago Aspas al Liverpool (en Inglaterra reiteran que pasará reconocimiento médico la próxima semana) y que el próximo curso volverá a ingresar 23 millones de euros en concepto televisivo. Quedarse en la élite significa como mínimo ingresar 25 millones más que en Segunda. Mouriño no se declaró en su día partidario de la deuda cero, pero es posible en el Celta a muy corto plazo.

El club se queda en Primera además con una columna vertebral definida aunque vaya a perder efectivos por el camino y su plantilla necesite evidentes retoques. Está clara la salida de Iago Aspas, Roberto Lago y Javi Varas, pero todo lo demás es negociable y revisable, especialmente con jugadores como Cabral o Augusto Fernández. El primero tiene un año más de cesión y el segundo una cláusula prohibitiva en caso de compra para el 50 % que no es propiedad del conjunto vigués.

Por encima aparece la cantera, que ha sido fundamental en los momentos más duros del equipo. Hasta siete jugadores formados en la casa han sido titulares esta temporada en la máxima categoría, algo que no se recuerda en el Celta de los últimos tiempos. Algunos como Rubén Blanco, batiendo récords de precocidad pese a actuar en un puesto tan específico como la portería. El club, no solo quiere mantener la apuesta, sino que pretende redoblarla con la puesta en marcha de la ciudad deportiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos

El Celta vislumbra un futuro idílico en Primera