La determinación rojiblanca ante un Madrid desquiciado

Las estrellas rojiblancas rindieron al máximo mientras Cristiano se diluyó


redacción / La Voz

Real Madrid y Atlético disputaron un duelo frenético en el Bernabéu. No solo era un derbi, sino que lo pareció. Las fuerzas entre los dos conjuntos de la capital volvieron a equilibrarse y jugaron de poder a poder. Antes y durante la final de la Copa se abrieron varios interrogantes que el desarrollo del juego fue cerrando. El Atlético saborea el título por empuje, fuerza y determinación.

¿Por qué Mourinho se decantó por Modric y dejó a Di María en el banquillo?

La idea del entrenador del Real Madrid era ganar precisión a la hora de distribuir la pelota, ya que presumía, como así ocurrió, que el Atlético reduciría los espacios a la mínima expresión, se encerraría en su campo para dejar la iniciativa al conjunto blanco. El argentino es un gran velocista que desequilibra cuando dispone de metros para correr por la banda. El croata, sin embargo, puede ser el reloj de un equipo. La apuesta le salió bien hasta que Cristiano anotó el primer gol. A partir de ese momento, el Madrid cometió el error de echar el freno de mano. Se metió en su campo para esperar a ejecutar la suerte que mejor domina: el contragolpe. Con ese planteamiento, Modric pierde efectividad.

¿Se echó de menos a Rafael Varane?

El central francés estaba cuajando una excelente temporada y se había convertido en un seguro contra las delanteras contrarias. Su baja en condiciones normales debería ser cubierta por Pepe, pero el enfrentamiento del jugador portugués con Mourinho propició que el titular anoche fuese Albiol. El jugador español cumplió y salvo en el tanto que consiguió Diego Costa, donde Falcao le ganó la partida, firmó una actuación suficiente.

¿Dieron lo que se esperaba de ellos los jugadores determinantes de los dos equipos?

En el caso del Real Madrid, Cristiano fue el encargado de abrir el marcador, acudió a su cita puntual con el gol y eso no se le puede reprochar al astro luso. Pero la estrella blanca terminó expulsada por una agresión lamentable. Se desquició conforme pasaban los minutos y acabó fuera de sí. Impropio de quien quiere ser un referente en el mundo del deporte. Para el Atlético de Madrid, Falcao y Diego Costa estuvieron soberbios. Realizaron un trabajo inagotable tanto en ataque como en defensa. Todas las acciones de peligro partieron de estos dos futbolistas y no desvanecieron ni en la prórroga, donde al delantero brasileño solo le faltó el premio de marcar de nuevo. Se llevó una merecida ovación cuando lo relevaron.

¿El aspecto físico fue determinante?

El conjunto de Simeone imprimió un ritmo asfixiante al derbi. La motivación de sus jugadores y el apoyo incondicional de sus seguidores le hicieron volar sobre el campo. El Madrid pareció más fatigado. Le costaba presionar y dejaba más liberado al Atlético, que hacía daño al galope. De todas formas, es cierto que al equipo de Chamartín el destino le negó la suerte en jugadas puntuales donde el balón terminó tropezando con los palos o con Courtois (impresionante su parada a Özil). La entrega de los colchoneros los hizo viajar otra vez a Neptuno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La determinación rojiblanca ante un Madrid desquiciado