Moncho Fernández: «Que nadie se lo cuente, véanlo ustedes mismos y disfruten»

Las connotaciones del partido del sábado no alteran las rutinas del equipo


Santiago / La Voz

«Opto por ponerme en la piel del autor de una obra de teatro que describe el ambiente antes de empezar los diálogos, para situar la escena: 4 de mayo, hacia las ocho de la tarde, se abre el telón en el Multiusos, seis mil aficionados, el Obradoiro sale a calentar con su gente enfervorizada, enfrente el Málaga, uno de los grandes a nivel europeo. Se pondrá en juego la posibilidad de que el Obradoiro siga en la lucha por disputar por vez primera en su historia el play off de la Liga Endesa. Queridos espectadores, disfruten, que nadie se lo cuente, véanlo ustedes mismos». No es muy ortodoxo empezar una entrevista con una respuesta, pero viene al caso. La reflexión es de Moncho Fernández, cuando se le pide que prescinda del baloncesto y le ponga el perfil emotivo a la gran cita. Es el colofón a una charla sobre la semana que se le presenta al Blusens Monbus. Pero puede ser la introducción.

-Viene un partido más, pero es un partido distinto.

-Un partido importante. Para nosotros será una jornada más, importante, pero, pase lo que pase, habrá lunes. Hemos seguido esa línea, que nos da resultado, y no la vamos a cambiar ahora. El encuentro ya tiene tanto a su alrededor que, para nosotros, como cualquier otro, es uno más. Eso sí, con una ventaja respecto a otras ocasiones. El tener el trabajo hecho te hace afrontarlo con otra tranquilidad. Hay que distinguir entre el deseo, el sueño o la devoción y la obligación. Gracias a Dios, la obligación la tenemos cumplida.

-Como la obligación está cumplida y el sueño tan cerca... No sé si este encuentro será llave, pero puede tener el candado.

-Eso lo hace importante, pero no es definitivo. No es una final. Lo vamos a afrontar como cualquier otro, porque todos son importantes para nosotros

-Centrémonos en el rival. Creo que la lesión de Williams lo hace más peligroso, porque Calloway juega más en equipo.

-En las previas al inicio de la temporada decía de Williams que era uno de los jugadores de los que iban a recoger muchos flashes, por su calidad, porque entra por los ojos. Pero estoy totalmente de acuerdo con lo de Calloway. Para mí es uno de los mejores bases de la competición. Está en el top tres.

-¿Espera un rival muy distinto al de la primera vuelta?

-Diferente. Pero no nos olvidemos de que es el Unicaja de Málaga. Nos quintuplica o sextuplica el presupuesto. Si a principio de temporada se hubiese hecho una encuesta sobre cuáles acabarían siendo los equipos de play off, todos, el cien por cien, pondríamos al Unicaja. Lo mejor es repasar la plantilla. Y si en lugar de decir Unicaja decimos Vidal, Urtasun, Fran Vázquez, Simon, Zoric... Da una idea de quién es el adversario al que te vas a enfrentar.

-Tienen talento, pero también método. Y parece que, al Obradoiro, quienes no le van muy bien son los equipos más de rachas, más imprevisibles.

-No sé. Siempre tendemos a buscar un patrón para las conductas y a mí me cuesta mucho trabajo buscar un patrón tan generalista. Lo decía uno de mis jugadores el otro día, que los equipos desordenados se nos dan peor, haciendo referencia, por ejemplo, al Joventut. Y en ese aspecto soy de la opinión totalmente contraria. A mi me parece un equipo totalmente ordenado. Que se nos den mejor o peor los rivales creo que tiene mucho que ver con nosotros mismos. Cuando somos capaces de estar a un buen nivel defensivo, no perder balones, tenemos muchas más opciones de ganar.

-Quizá sea un debate más semántico que técnico. Cambie desordenado por más imprevisible y menos ortodoxo en ataque, porque se basan más en el talento individual.

-Pues Málaga es de esos equipos. Juegan muy bien a la contra. Sus ventajas suelen nacer de la calidad individual de sus jugadores. Y es un equipo que defiende muy bien. Esa defensa le da todo ese tipo de acciones rápidas, contraataques y demás. Tienen pívots muy móviles, que corren francamente bien. Exteriores que conducen, todos. Su cuatro titular, Andy Panko, es un tres. Desde la defensa, buena, férrea, apretando en la líneas de pase, siendo agresivos en el bloqueo directo, construyen su primera ofensiva, que pasa por intentar correr. Son un equipo dinámico. Destacaría su defensa y su talento individual. Nos va a exigir muchísimo en el uno contra uno individual, más que en un planteamiento general.

-Se anticipó a esta pregunta. El Unicaja, como el Obradoiro, parece preferir los marcadores bajos.

-Trabajan bien atrás, tienen gente que intimida, que es buena en el uno contra uno, un equipo agresivo en la línea de pase... Para nosotros también es fundamental. Si no estamos bien en el aspecto defensivo, no tenemos nada que hacer. Además, si defiendes bien, inmediatamente te aparecen ocho o diez puntos de contraataque. Ahí está el partido del sábado, 29 puntos en la primera parte y 48 en la segunda. En la primera hay cero puntos de contraataque y en la segunda catorce.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Moncho Fernández: «Que nadie se lo cuente, véanlo ustedes mismos y disfruten»