Los capitanes del Celta claman contra el arbitraje y se niegan a tirar la toalla

x. r. castro VIGO

DEPORTES

Abel Resino se negó a hablar en el regreso del equipo a Peinador

17 abr 2013 . Actualizado a las 00:19 h.

Caras largas, sin ningún aficionado en el aeropuerto y todavía rumiando la actuación del árbitro Gil Manzano. Así llegó la expedición del Celta de regreso a Peinador tras la derrota ante el Mallorca que les deja con un pie en Segunda. No obstante, los capitanes, los únicos que dieron la cara, se niegan a tirar la toalla. Mientras hay una opción de permanencia hay que luchar por ella. «Es muy sencillo, ha sido penalti», dijo Mario Bermejo sobre el derribo del que fue objetivo en el área sin que fuera señalado. «Últimamente -ha continuado el delantero cántabro- no quiero hablar de los árbitros porque es una función difícil, pero lo de ayer fue lamentable. La semana pasada también hubo algún penalti clarísimo contra el Rayo que tampoco nos pitaron y esto no puede ser», abundó el cántabro.

«A xogada de Túñez non admite discursión, agárranno polo cuello e é penalti», apuntó Vila sobre la otra acción punible. «As imaxes están aí. Tiven a oportunidade de ver o vídeo e son dous penaltis claros», continuó el canterano. «Ha sido un mal arbitraje, ha tenido un mal día en todo», remató Borja Oubiña.

Ninguno de ellos da por cerrada la temporada. «Mientras queden puntos y posibilidades hay que seguir», apuntó el primer capitán, Borja Oubiña, que admite que el pesimismo se apode del celtismo después de los últimos resultados. Vila habló de unión y de compromiso por parte de todo el equipo.

Quien no dio la cara fue Abel Resino, que negó con un gesto una comparecencia improvisada ante los medios de comunicación que esperaban la llegada del equipo en la terminal aeroportuaria. «Ha ahabido dos penaltis muy claros. Los jugadores están muy dolidos por los penaltis, yo no he podido apreciarlos. Uno además era expulsión del defensa», fue lo que comentó Abel tras el partido en Mallorca

El toledano ya se ha convertido por números en el peor técnico del Celta a lo largo de la historia en un arranque de siete partidos. Los vigueses comenzarán el miércoles a preparar la cita del lunes a las diez de la noche ante el Zaragoza.