El Chelsea suma otra decepción mientras la afición pide a Mourinho

El equipo londinense dejó escapar en la Copa el séptimo título de la temporada


El Chelsea no se había imaginado algo similar cuando en el 2012 levantó la Liga de Campeones: el equipo londinense arrancó la presente temporada con siete títulos en juego y no ganó ninguno. Tan sólo le queda la esperanza de la Liga Europa, una competición que pocos querían ver en Stamford Bridge. Después de caer el domingo ante el Manchester City en las semifinales de la FA Cup (2-1), el Chelsea tiene todas sus fichas puestas en la Liga Europa, competición a la que entró de rebote al quedar tercero de su grupo en la Champions.

Las estrellas del equipo blue están cansadas. Y es que los 59 partidos que llevan esta larga temporada dejaron su huella en los músculos de los jugadores. «Queríamos todos los trofeos al inicio de la temporada y ahora el único que podemos ganar es la Liga Europa. Es difícil, pero ahora es el último mes y los mejores partidos. Tenemos que centrarnos y no pensar en el cansancio», señaló el lateral español César Azpilicueta, que admitió que el Chelsea no está compitiendo bien en los partidos importantes. «No es lo normal para el Chelsea, pero es la realidad», señaló el lateral español, según medios ingleses.

Las copas se le fueron cayendo de la manos una a una desde el mes de agosto. El Chelsea perdió en la Community Shield ante el Manchester City y en la Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid. Después, se convirtió en el primer campeón de la Champions League en quedar eliminado en la fase de grupos, quedó fuera de la lucha por la Premier League y perdió la final del Mundial de Clubes en Japón en diciembre ante el Corinthians.

En el 2012 el Chelsea se despidió de las semifinales de la Copa de la Liga ante el Swansea City y el domingo puso punto final a su participación en la FA Cup al caer 2-1 en Wembley ante el Manchester City. El Chelsea fue tradicionalmente un equipo afín a los torneos del K.O. y ganó cuatro de las últimas seis ediciones de la Copa inglesa, el torneo de fútbol más antiguo del mundo.

La prensa bromeó con el entrenador interino del Chelsea, el español Rafael Benítez, que dejó a Frank Lampard y a John Terry en el banquillo en un partido importante por primera vez en la era Roman Abramovich. The Telegraph criticó a Benítez por la suplencia de Lampard, que jugó de titular 32 de las últimas 34 semifinales y finales del Chelsea. «Dejar fuera al hombre que marca la diferencia, ¿fue el último párrafo de su larga carta de suicidio?», se preguntó.

Benítez se mostró avergonzado y buscó la culpa en el árbitro del encuentro, Chris Foy, al que acusó de no pitar un penalti sobre Fernando Torres en los últimos minutos. The Guardian excusó en parte al técnico español por el amplio calendario del Chelsea asegurando que el ex entrenador del Liverpool tiene poco que hacer ante «la fatiga mental» del equipo. El duelo ante el City era el séptimo partido en 19 días y el quincuagésimo noveno de la temporada para el Chelsea.

En comparación, los jugadores del City llegaron a la semifinal con 15 partidos menos en sus piernas. El equipo de Roberto Mancini será el gran favorito en la final del 11 de mayo ante el Wigan Athletic, pero hasta entonces no tendrá mucho estrés, pues ya tiene asegurada prácticamente una plaza en la Champions para la próxima temporada. El Chelsea, en cambio, tiene cada vez menos aire en sus pulmones. La clasificación para la máxima competición del fútbol europeo es una obligación para el ridiculizado Benítez, a quien ya apodan The Interim One, mientras las gradas de Stamford Bridge siguen llenándose de pancartas pidiendo el regreso de Jose Mourinho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El Chelsea suma otra decepción mientras la afición pide a Mourinho