Los motores vuelven a rugir

Un grupo de aficionados reactiva la escudería Motor Club Muros


ribeira / la voz

En Muros hay afición a la velocidad, a los deportes de riesgo y a aquellos relacionados con el olor a gasolina. Hay decenas de practicantes de actividades ligadas al automovilismo y el motociclismo. Prueba de ello es que la localidad contaba con una entidad que aglutinaba a los amantes de los coches, el Motor Club Muros que se encargaba de organizar pruebas en la zona. Pero la falta de apoyos y las escasas ayudas provocó que la asociación se sumiese en un profundo letargo y que ahora, gracias a un grupo de amigos, vuelva a rugir con fuerza y con la finalidad de recuperar el esplendor de antaño. A principios de año, el piloto Juan Lojo Lago, excampeón gallego de eslalon en varias ocasiones, cogió las riendas de la entidad con el fin de aglutinar a una afición que siente debilidad por el deporte de las cuatro ruedas. El club cuenta en la actualidad con tres deportistas que este mes acudirán al rali de Noia representando a su equipo: José Antonio Santiago Pais, que corre con un BMW; Pedro Castro, que pilota un Ford Escort; y el propio Juan Lojo, que este año estará a los mandos de un Peugeot 106. Pero como casi siempre, el principal problema para este tipo de colectivos es la falta de dinero. La directiva inició una captación de socios y ya son más de 120 los que dieron el sí quiero. La semana pasada expusieron uno de sus vehículos en el puerto muradano y realizaron diversas actividades para recaudar fondos. Y la verdad es que les fue bastante bien. Memorial Manolo Lojo Además de acudir al rali Berberecho, los dirigentes están inmersos en la celebración del memorial Manolo Lojo, un piloto que murió en un accidente de tráfico, que se disputa a modo de eslalon, una modalidad de rali de pequeñas distancias en la que prima la pericia sobre la velocidad. que se celebrará en las inmediaciones del polígono industrial de la localidad y será valedero para el campeonato gallego. La recuperación del Motor Club Muros posibilitará el regreso a los circuitos de Juan Lojo que se hizo con el entorchado de la comunidad en tres ocasiones con un Citroën Saxo, que vendió hace dos años. También llegó a correr con coches alquilados y ahora regresa a la competición con un 106 Maxi con el que están haciendo las correspondientes pruebas para sacarlo a la carretera este mismo mes. El piloto comentó que el vehículo es muy vistoso y espectacular y en su día fue de los más destacados del panorama nacional. Lojo saldrá a competir con David Fernández de copiloto, un joven con cinco años de experiencia. Su intención es pelear por los primeros puestos y luchar por estar entre los mejores en la modalidad de eslalon. Ahora, la reflotada escudería necesita el apoyo de los aficionados muradanos y la directiva espera que este sea el despegue definitivo de una entidad que siempre estuvo muy ligada al automovilismo y que en los 90 era la encargada de la organización del rali Mil Vistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los motores vuelven a rugir