Novak Djokovic y Andy Murray confirman el relevo generacional en el tenis

El serbio y el escocés son los nuevos líderes en el ránking, por delante de Rafael Nadal y Roger Federer


No es un final de ciclo para Roger Federer y Rafael Nadal, pero la ausencia de ambos del «top 2», ahora en manos de Novak Djokovic y Andy Murray, confirma el lento pero progresivo relevo generacional en el tenis mundial.

El título logrado por el británico Murray en Miami el domingo lo instaló por segunda vez en su carrera en el número dos del mundo.

Desbancó al suizo Federer, por lo que este lunes, por primera vez desde el 10 de noviembre de 2003, tanto él como el español Nadal están fuera de los dos primeros puestos.

No sólo hay «cuatro fantásticos» en el tenis mundial, sino que las posiciones ya son intercambiables. «Son cuatro números uno. En cualquier otra época se hubieran mantenido en el uno si no hubieran coincidido los cuatro», dijo a la agencia Dpa en Miami el español David Ferrer, nuevo número cuatro.

El ascenso de Ferrer y de Murray obedece a su buen rendimiento, pero también a las ausencias en Miami de Federer, campeón de 17 títulos de Grand Slam y el tenista con más semanas en el número uno, y de Nadal, rey de la arcilla y vencedor de 11 «grandes».

Pero no sólo por no estar en Miami. A Nadal le afectan en el ránking sus más de siete meses fuera del circuito por lesión. Regresó con éxito -tres títulos y una final-, pero su rodilla marca un interrogante continuo de cara al inicio de la temporada en polvo de ladrillo, donde el español, campeón de casi todo cuando los tenistas se manchan de naranja los calcetines, expondrá muchos puntos.

Federer, de 31 años, se fue eliminado por Nadal de Indian Wells con molestias en la espalda, lo que lo confirma en su decisión de participar en menos torneos para cuidar el físico. Renunció a Miami y lo hará a Montecarlo. Jugará en 2013 menos que nunca, por lo que si le van mal las cosas, podría hasta salir del «top cinco».

El suizo no gana un título desde agosto del año pasado. Desde entonces Nadal sumó tres ya en 2013 tras su regreso; el serbio Djokovic triunfó en Shanghai y en el Masters a final de 2012 y en el presente año, en el Abierto de Australia y en Dubai; y Murray se apuntó el US Open en septiembre y ahora Miami.

«Para mí no cambia mucho, pero el hecho de que esté avanzando en el ránking es una buena señal», dijo el domingo Murray, que sigue la estela de Djokovic. El ascenso paulatino de ambos, atisbado ya en 2008, ha terminado por confirmarse.

«He ganado muchos partidos. Mi consistencia ha sido mejor los últimos meses y el ránking obviamente lo refleja. Ojalá pueda llegar más alto», dijo Murray.

El loco verano (boreal) de 2012, en el que ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Londres sobre la hierba de Wimbledon y luego su primer Grand Slam, le sirvió al escocés para convencerse. Mucho tuvo que ver también la contratación del mítico Ivan Lendl como entrenador.

Por delante, sólo Djokovic, decepcionante en Indian Wells y Miami, pero que no debería temer por su puesto de forma inminente ante Murray, el peor de los cuatro en arcilla.

¿La rivalidad entre Djokovic y Murray desbancará a la de Federer y Nadal? Ambos jugadores, de 25 años y separados por apenas una semana, ya se repartieron las finales de los dos últimos Grand Slams. Llevan enfrentándose desde los 11 años y ante los drives del suizo y el español imponen los reveses a dos manos más dañinos del circuito.

Federer dejó de ser joven y Nadal, de 26 años, aún debe confirmar definitivamente que su rodilla está bien. En cambio, el serbio y el británico no han sufrido lesiones graves, poseen cuerpos resistentes y son los que más ganan en cancha dura, donde se desarrolla la mayor parte de la temporada.

El cambio es hoy un hecho, lo dice el ránking: ahora mandan Djokovic y Murray. Federer y Nadal son los escoltas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Novak Djokovic y Andy Murray confirman el relevo generacional en el tenis