David Ferrer desafía a Murray y a la lógica en Miami

El español siempre recuerda que el británico está con Nadal, Djokovic y Federer, por encima del resto


David Ferrer no sólo desafiará el domingo al británico Andy Murray por el título del torneo de Miami, sino a la lógica que se autoimpone repitiendo que los cuatro fantásticos del tenis mundial son inalcanzables. «Son mejores tenísticamente y físicamente. Marcan la diferencia respecto a los demás, lo vienen demostrando en los últimos seis, siete años. Nadie les puede hacer sombra, a veces Del Potro está ahí, a veces yo en algún momento», dijo Ferrer en Miami, donde buscará ese momento ante Murray, uno de los cuatro.

El británico será segundo jugador mundial si gana el título en su ciudad de residencia. Lo que no depende de lo que pase en la final en Miami es que David Ferrer supere a su compatriota Rafael Nadal y se ubique cuarto en el escalafón, pero el español no cambia el discurso. «Tanto Murray, como Djokovic, Federer y Rafa son cuatro números uno. En cualquier otra época se hubieran mantenido en el uno si no hubieran coincidido los cuatro», dijo Ferrer, que el martes cumple 31 años y se quiere regalar el segundo título de categoría Masters 1.000 tras el de Paris-Bercy del año pasado.

Para ello deberá lograr algo que no ha conseguido aún: ganar a Murray en cancha dura. Los cinco triunfos del español en los 11 duelos previos fueron sobre arcilla. La entrada de David Ferrer entre los cuatros primeros obedece en parte a la larga lesión que ha atravesado Nadal. Si todo va normal, Ferrer es el quinto, el primero del resto, aunque ve a Del Potro con más posibilidades de desafiarlos: «Es joven, ya ha ganado un Grand Slam (US Open 2009) y si no tiene lesiones, puede estar ahí con ellos». «Son mejores jugadores. Reúnen todos los golpes, son muy regulares, sacan mejor, tienen más cosas que los demás», afirmó, reconociendo que la diferencia entre los cuatro y el resto es un intangible, algo innato: el talento.

También lo tiene David Ferrer, que rechaza ser sólo fruto del físico, del esfuerzo y de su mentalidad luchadora. Pero le cuesta verbalizar cuál es su principal virtud, dominado por la modestia continua, por un hiperrealismo que no cree que le limite. «Estar en el top ten sin talento es imposible. ¿Mi mayor talento? Fallar menos que los demás. Quizás», dijo el jugador con más victorias de un año en el que levantó ya dos trofeos: Auckland y Buenos Aires.

Miami, pese a las ausencias de Nadal y Federer, supone un peldaño más que los títulos conquistados en el 2013 por Ferrer, que dio un salto de calidad en las últimas temporadas según entraba en la treintena, donde encontró «experiencia, madurez, tranquilidad». «Disfruto mucho más jugando tenis que cuando era joven», admitió. «Se disfruta más ganando, pero si se pierde, lo llevas mejor, estás más tranquilo en ese aspecto», añadió. «Maduras más, eres más consciente de muchas más cosas y no tienes esa necesidad de cuando eres joven. Tengo unas ciertas rutinas que sé que me van bien», señaló el alicantino.

David Ferrer se encuentra cómodo en la rutina de un tenista que repite año a año los mismos torneos en las mismas épocas. Porque la disciplina tiene que ver con esa ética del esfuerzo que tanto le alaban sus compañeros del circuito. «Es mi trabajo y me gusta mucho mi trabajo, todos los tenistas somos unos privilegiados. Disfruto mucho del tenis y mientras me siga manteniendo a buen nivel y esté bien físicamente, seguiré. Me gusta competir, me gusta el tenis, es un trabajo que me gusta», afirmó satisfecho mientras corre a firmar autógrafos, como le dicta la agenda, obediente casi siempre con las jerarquías.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

David Ferrer desafía a Murray y a la lógica en Miami