¿En Vigo, en París, más tarde...? El Barcelona espera a Tito Vilanova

Dpa

DEPORTES

Durante la ausencia del entrenador catalán, los azulgranas disputaron 13 partidos, con un balance de ocho victorias, dos empates y tres derrotas

28 mar 2013 . Actualizado a las 21:04 h.

Tito Vilanova ya está en Barcelona, pero nadie sabe cuándo se reincorporará al frente del banquillo azulgrana: ¿El sábado ante el Celta? ¿El martes en París? ¿Más tarde? Un dato: el club catalán anunció que la rueda de prensa de este viernes, previa al partido del sábado ante el Celta, la dará su ayudante, Jordi Roura, tal y como éste hizo los dos últimos meses en ausencia de Vilanova.

La prensa catalana especuló esta semana con la posibilidad de que Tito Vilanova entrene el viernes al equipo y regrese al banquillo en Vigo, cita previa al importante choque del martes ante el Paris Saint-Germain en Liga de Campeones. Pero la presencia de Roura en sala de prensa añade incertidumbre.

Tito Vilanova se instaló en Nueva York el 21 de enero para tratarse el cáncer que padece. En principio iba a pedir una «opinión médica», según dijo el Barcelona, pero el tiempo reveló que se trataba de algo más urgente que requería tratamiento.

Cuando el técnico se marchó, dejó un equipo convertido en un ciclón, un Barcelona que concluyó la primera parte de la Liga española con un récord casi perfecto: 52 puntos sobre 54 posibles. Además, había superado con toda comodidad la fase de grupos de la Liga de Campeones y avanzaba en la Copa del rey.

En sus primeras semanas de ausencia, el equipo siguió funcionando e incluso se habló del éxito de la «autogestión» del vestuario. «Este equipo se entrena solo», fue un comentario común en las tertulias. Pero ocurrió que el Barcelona comenzó a sumar tropiezos inesperados, ciertas dudas tácticas y evidentes problemas físicos.

El 20 de febrero cayó ante el Milan por 2-0 en Liga de Campeones y seis días después quedó eliminado de la Copa del rey al perder en el Camp Nou por 3-1 ante un Real Madrid que fue mucho mejor.

La tendencia a la baja se agudizó el 2 de marzo al perder por 2-1 en la Liga española de nuevo ante el Real Madrid, que en ese encuentro alineó a sus suplentes. Entonces se vio que el equipo no se entrenaba solo.

«Tito es nuestro líder y cuando falta se le echa de menos», afirmó el presidente del Barcelona, Sandro Rosell.

Durante la ausencia de Tito Vilanova, el Barcelona disputó 13 partidos, con un balance de ocho victorias, dos empates y tres derrotas. Unas buenas estadísticas, aunque no excelsas. Además, marcó 32 goles, pero recibió 16, una cifra considerable.