La siguiente meta de Tiger Woods: reemprender la caza de Nicklaus

El estadounidense vuelve a apuntar al récord histórico de majors y es favorito en Augusta


Tiger Woods vuelve a sonreír. Tras olvidar sus problemas físicos, rehacer su vida personal y recuperar el número uno del ránking mundial de golf, el estadounidense tiene una nueva meta: reemprender en dos semanas la caza del récord de 18 majors de Jack Nicklaus.

Tiger Woods logró en el US Open del 2008 el decimocuarto grande de su carrera. Todo hacía indicar entonces que pronto batiría a Nicklaus, pero se frenó ahí. Y lo que pareció tiempo después ser un punto y final puede ser ahora un punto y aparte. Cuatro años y medio después, Woods está de nuevo en la cima del ránking y su juego regresó al nivel de entonces tras un enorme bajón de rendimiento por culpa de sus problemas personales, una lesión en la rodilla izquierda y complejos cambios en el swing que ahora empiezan a rendir frutos al ejecutarlos de manera efectiva e inconsciente, la perfección para un golfista.

Dentro de poco más de dos semanas comenzará el Masters de Augusta, el primer major del año y donde Tiger Woods estrenó su lista de grandes en 1997. Tras haber ganado ya tres títulos en el 2013 y seis en los últimos 12 meses será el gran favorito para vestirse su quinta chaqueta verde. «¿Hace cuánto que no llegaba tan bien a Augusta?», le preguntaron el lunes en Bay Hill después de ganar el título y asegurarse el retorno al uno por primera vez desde el 30 de octubre del 2010. «Hace varios años», admitió Woods.

«Mi juego es consistente. Está a un nivel alto», constató Tiger, que cree que lo básico es que está bien físicamente. «Si no me duele nada, sé que puedo jugar a este nivel. Sé que puedo pelear por los majors, por cualquier torneo, si estoy bien físicamente. Ese fue el primer paso en el proceso. Una vez logrado, mi juego cambió», explicó.

El putt le funciona como nunca a Tiger Woods, que en Bay Hill logró 19 desde más de dos metros. Su anterior mejor marca era 17 en el 2004. Los consejos que le dio hace unas semanas Steve Stricker, que tiene uno de los mejores putt del circuito, parece que dieron resultado. Aquella semana, Woods ganó en Doral con un récord de apenas 100 putts. En Bay Hill necesitó 110.

«Estoy cerca, estoy cerca», dijo cuando se le preguntó el lunes cuánto le queda para llegar al nivel que desea. «Me ilusiona lo que viene el resto del año», admitió con cautela pero consciente de que es el momento de reanudar la cuenta que dejó en 14. «Aún creo que batirá mi récord», dijo Nicklaus a comienzo de mes.

«Tiger tiene talento, 37 años... No es muy viejo, yo gané cuatro pasada esa edad, escalonados, no fue tan difícil. No creo que para Tiger lograr cuatro, cinco, o seis o siete sea tan difícil», agregó el mítico exjugador. «Dicho esto, aún tiene que lograrlo, no ha ganado ninguno en cinco años», le recordó Nicklaus. «Si va a hacerlo, debería ponerse a ello», azuzó a Tiger Woods, que desde el US Open de 2008 jugó sin éxito 14 majors.

Pese a la larga sequía de Woods, sale ganando en la comparación con Nicklaus. Con 37 años suma 77 titulos, entre ellos 14 grandes torneos. El Oso Dorado tenía 39 años cuando en su vitrina lucían 67 trofeos del circuito, incluidos los 14 primeros majors. Llegaron cuatro más, cifra que vuelve a tener en el punto de mira el renacido Woods.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La siguiente meta de Tiger Woods: reemprender la caza de Nicklaus