Fórmula 1: Un arranque esperanzador para Fernando Alonso y Ferrari

La escudería del «Cavallino Rampante», segunda en el GP de Australia, parece estar a la altura de los favoritos para luchar por el título del Mundial


Madrid / Colpisa

Para la «segunda persona más feliz del mundo», pelear por la victoria en la primera carrera de la temporada fue un premio más que bien recibido. Fernando Alonso, que aseguró sentirse así nada más concluir el Gran Premio de Australia en Melbourne, protagonizó su segundo mejor arranque con Ferrari, superado por la victoria en el 2010 en Bahrein que abrió aquella temporada y su época de rojo. Fernando Alonso cuajó el domingo en Australia una carrera sin fallos, prácticamente perfecta, en la que no solo demostró que sigue en plena forma, sino que además el F138 confirmó que es un buen monoplaza con el que disputar un complicado fin de semana. Son muchos los que temían que las sensaciones de pretemporada fueran vacuas. En años anteriores, empezar muy lejos de la cabeza de carrera había supuesto un jarro de agua fría a las aspiraciones de Fernando Alonso y toda una legión de fans que va por detrás del que está considerado como el mayor talento de la Fórmula 1 actual, junto a Lewis Hamilton y Sebastian Vettel. Fernando Alonso ha sufrido los varapalos del 2010 y del 2012 de la manera más amarga, perdiendo el título en la última carrera.

De la resignación a la motivación

En el 2011, la resignación se convirtió en motivación extra para la siguiente campaña, en la que la cuajó su mejor temporada desde el punto de vista cualitativo. Cada carrera de Fernando Alonso el año pasado dio una pincelada, o un brochazo, de la arrolladora calidad que atesora. La campaña del 2013 ha comenzado con un brillo especial en los ojos de Alonso. Viéndose por delante de Sebastian Vettel en el podio, el español de Ferrari sonrió relajado ante los medios.

Ratificó que el Ferrari está en condiciones de plantar batalla, e incluso el buen rendimiento mostrado por Felipe Massa da buena muestra de lo que son capaces de hacer. El talón de Aquiles sigue estando en la clasificación, pero aún hay margen de mejora.

Si desde el punto de vista del alonsismo, esa suerte de religión -en casos puntuales fanática- que recorre la geografía española considera que las sensaciones de Australia solo pueden calificarse de positivas, en términos más generales se puede augurar una temporada más que entretenida.

Después de los entrenamientos libres del viernes en Melbourne, ya eran muchas las voces que se levantaban por temor a ver otro paseo imperial de Red Bull y Sebastian Vettel. El miedo a una temporada aburrida como la 2011 pululaba en el ambiente. Pero Räikkönen demostró que hay fiesta para rato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Fórmula 1: Un arranque esperanzador para Fernando Alonso y Ferrari