Fórmula 1: Red Bull muestra su verdadera cara en Australia

Después de una pretemporada con altibajos y problemas, el equipo campeón se descubre en Melbourne y presenta a Vettel como el gran favorito


Los entrenamientos del Gran Premio de Australia han despejado la principal ilusión de la pretemporada en la Fórmula 1: la de los problemas de Red Bull. Hubo quien les creyó. Había quien, de verdad, confiaba en que por fin este año no iban a tener que ver los toros desde el graderío, sino por detrás. Pero todo apunta a que era un espejismo. Un golpe de realidad ha dejado aturdidos a los que deseaban ver a la escudería en dificultades, a los que esperaban volver a ver las caras de sufrimiento que se vivieron en el convulso inicio de la campaña 2012.

Tanto Sebastian Vettel como Mark Webber cerraron las primeras horas en el Albert Park de Melbourne con una sonrisa nada disimulada. Como esos niños traviesos que le dicen a su madre que el plato se ha roto por una corriente de aire, y esta se lo cree. El alemán y el australiano cerraron los entrenamientos libres plenos de confianza, con un sonoro doblete en la parte alta de la tabla de tiempos y la convicción de que la pole no se les podría escapar sin un problema externo. «Después de todo, ha sido un buen día para nosotros», sonreía Vettel, al que muchos ya le colocan su cuarta corona consecutiva.

Sin embargo, no todo fue positivo para Red Bull en el Gran Premio de Australia. O no todo tan radicalmente optimista. Si bien a una vuelta se mostraron completamente intratables, algo que hasta cierto punto era previsible, en tandas largas no mostraron esa superioridad. Ahí es donde el Ferrari F138 se mostró más fuerte que ninguno. Fernando Alonso, que finalizó la primera jornada con el sexto mejor tiempo a más de ocho décimas de Sebastian Vettel, lideró los tiempos en una tanda final con neumáticos medios y bien cargados de combustible. Es decir: en una simulación de situación de carrera.

Ferrari en particular, aunque no fue el único, mostró sus dudas en torno al compuesto más blando para este Gran Premio de Australia. Pirelli decidió llevar el neumático superblando como elección para los que quisieran dar su vuelta más rápida, pero este compuesto se ha descubierto como excesivamente agresivo para un asfalto como el de Melbourne. Los problemas de blistering (ampollas que se levantan en el neumático) y graining (el neumático se destroza y empieza a soltar trozos de goma a velocidades preocupantes) fueron una constante en el asfalto australiano. Especialmente agresivo se mostró este problema en el F138 y el RB9, y ninguno de los dos coches favoritos -sobre el papel- para pelear por el título. pudieron dar más de dos vueltas en ritmo de récord con este compuesto.

Carreras más largas con neumático medio

¿Qué implica esta situación? Que veremos en la carrera tandas más largas de lo previsto con el neumático medio. La posibilidad de lluvia para la carrera disminuye conforme pasan las horas, lo que hace pensar que se disputará en condiciones de seco. La gestión de los neumáticos fue, precisamente, una de las labores a las que dedicó Alonso el primer día de entrenamientos. A sabiendas de que iba a ser uno de los factores más determinantes, y previendo que no iban a poder pelear por la pol' con los Red Bull, el asturiano y su compañero Felipe Massa dedicaron la jornada a profundizar en el estudio de los neumáticos. «Ha sido un viernes muy productivo, porque hicimos muchas vueltas y avanzamos mucho en el análisis inicial del comportamiento de los dos tipos de neumáticos», afirmaba un satisfecho Alonso.

No obstante, las sensaciones que obtuvieron en la primera jornada fueron las que esperaba. Resignado, Alonso afirmó que no confiaba en que hubiera ninguna sorpresa este sábado, por lo que el domingo sería su punto más fuerte. No obstante, «el coche responde bien», algo que no pudo decir en muchas de las carreras de 2012, aunque «aún queda mucho por hacer para pelear con los favoritos».

Pesadilla en McLaren

Si ha habido un equipo que lo ha pasado mal en estos primeros arranques de la temporada 2013 en la Fórmula 1, ese es McLaren. No entienden cómo, pero de ser unos posibles candidatos en la pretemporada han pasado al más absoluto ostracismo en la primera carrera. Recuerda mucho a la sensación que padeció Ferrari a comienzos de la campaña 2012.

Jenson Button y Sergio Pérez acabaron la primera jornada de entrenamientos fuera del top ten. Ni en tandas largas con alta carga de combustible ni a la caza de un buen tiempo el MP4-28 funciona como estaba previsto.

«Parece que a nuestro coche le falta agarre y consistencia, sufre problemas de subviraje y se conduce muy mal», se quejaba el jefe de la escudería británica, Martin Whitmarsh.

McLaren puede ser la sorpresa negativa de este fin de semana, mientras que Mercedes se encuentra en medio de la incógnita. Si bien Nico Rosberg consiguió el tercer crono del día, tanto él como su compañero Lewis Hamilton tuvieron que dejar tirados sus respectivos monoplazas en las escapatorias por problemas mecánicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Fórmula 1: Red Bull muestra su verdadera cara en Australia