Ricky Rubio completa el partido con el que soñaba desde hace un año

El base de los Minnesota Tiberwolves consiguió el primer triple doble de su carrera ante San Antonio Spurs

El triple doble de Ricky Rubio contra San Antonio

Ricky Rubio, justo un año después de su grave lesión de rodilla, logró con Minnesota Timberwolves el primer triple doble de su carrera, lo que confirma que ya está muy cerca de recuperar su mejor nivel.

Ricky Rubio sumó 21 puntos, 12 asistencias y 13 rebotes en el triunfo de Minnesota por 107-83 sobre San Antonio Spurs, líder de la Conferencia Oeste y que tuvo las bajas de Tony Parker, Kawhi Leonard y Tim Duncan.

«Partidazo!!! Muchas gracias a todos por las felicitaciones. Primer triple doble», escribió el base en su cuenta de Twitter.

El «partidazo» de Ricky Rubio confirmó la progresión de un jugador que reapareció el 15 de diciembre tras nueve meses fuera de las canchas por una rotura de ligamentos cruzados de la rodilla izquierda sufrida el 9 de marzo del 2012 ante Los Angeles Lakers.

«He hablado con gente que tuvo la misma lesión y me dijeron que empezaron a sentirse normal un año o un año y medio después de la operación», dijo en enero Ricky Rubio, de 22 años y que cumple su segunda temporada en la NBA.

En enero era ya un jugador con la rodilla curada, pero con la lesión aún en la cabeza, lo que poco a poco, con los minutos en cancha, ha ido desapareciendo.

«Es duro jugar con algo que está en tu cabeza. No quieres pensar en ello, pero en tu cabeza está el ir más despacio y saber que no eres el mismo de antes. Todo llegará, hay que ser paciente», se decía a sí mismo. «Es duro porque uno trabaja duro durante ocho o nueve meses para volver y no acaba aquí. Tienes que trabajar incluso más duro para recuperar la forma, para volver al punto en el que uno quiere sentir de nuevo el juego, y eso no llega fácil», afirmaba.

La lesión truncó una temporada de novato que estaba siendo de ensueño: en 41 partidos promedió 10,6 puntos y 8,2 asistencias.

Esta campaña de continuo y lento progreso promedia en 35 partidos 28,7 minutos, 8,9 puntos y 7,1 asistencias.

El martes Ricky Rubio anotó nueve de sus 17 lanzamientos, un acierto algo mejor que el habitual. El tiro es su gran asignatura pendiente; las asistencias, su fuerte; y el rebote, lo que más sorprende a su técnico, Rick Adelman. «No recuerdo la última vez que un base capturó 12 rebotes defensivos. Localiza la pelota, va y la agarra», destacó tras el triunfo ante los Spurs.

Con el tiempo, de forma gradual, Ricky Rubio ha ido recuperando su mejor versión, esa que tanto gusta en la NBA, enamorada del juego del español por su descaro y espectacularidad en el pase, pero también de su carácter.

«¡Alexey, cambia esa cara, sé feliz!», le «ordenó» a su compañero ruso Alexey Shved hace unas semanas en plena cancha, palabras que captaron los micrófonos y reflejan la personalidad del español, que con el triple doble del martes emuló a sus compatriotas Pau Gasol y José Manuel Calderón.

La actuación de Ricky Rubio dio un motivo para festejar a los aficionados de Minnesota, un equipo en caída libre con un balance de 7-25 desde que su gran estrella, Kevin Love, se rompió la mano derecha por segunda vez el 8 de enero y de 22-39 en total, números que lo dejan sólo por delante de siete de los 30 equipos de la NBA.

El miércoles en Indiana, Ricky Rubio tendrá una nueva oportunidad de medir sus progresos. Queda poco más de un mes de temporada regular y los Wolves no estarán en los playoffs. España sueña con contar con él en septiembre en el Europeo de Eslovenia. La respuesta está en su cada vez más recuperada rodilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Ricky Rubio completa el partido con el que soñaba desde hace un año