El Obradoiro no encontró su sello


SANTIAGO / LA VOZ

El Obradoiro Blusens Monbus volvió de vacío de su visita a Tenerife en un partido en el que el Canarias pareció jugar siempre con una velocidad más. Esa intensidad se reflejó en la diferencia de rebotes. Y por ahí se decidió el partido. Por ahí y porque los insulares se inflaron a anotar canastas cerca del aro. Supieron abastecer muy bien el poste bajo, sobre todo cada vez que se producían desajustes en los cambios defensivos y se quedaba un pequeño del Obra con un alto del equipo amarillo. También es cierto que en los momentos más de cara y cruz del partido, la moneda de la fortuna siempre sonrío a los locales: triple de Heras sobre la bocina tras tapón de Mejri con 33-29; dos ataques marrados con 73-69 y concesión de rebote después de dos tiros libres fallados por Lampropoulus... En esos detalles salió siempre vencedor el equipo canario.

El colectivo compostelano, sin hacer un buen primer tiempo, llegó al descanso a solo tres puntos de distancia en el marcador. No estuvo cómodo, ni en defensa ni en ataque. Delante, se encomendó a las rachas de Hummel, Dewar y Buford. Atrás, el técnico fue buscando distintas parejas de pívots, pero sin que ninguna terminase de imponer jerarquía cerca del aro. Hasta que volvió Mejri, poco antes del tiempo intermedio, bastante más centrado que en los compases iniciales.

Hasta ese momento, el del regreso del internacional tunecino, el ritmo lo impuso el Canarias, que lanzó la contra siempre que pudo y amenazó con marcharse en el ecuador del segundo acto, con dos triples seguidos de Guillén, muy solo. Recordó a partidos recientes en los que jugadores de un perfil parecido como Gaffnei, Cortaberría o Barlow hicieron mucho daño desde la larga distancia.

Los visitantes tuvieron el aplomo necesario para no descolgarse. Y con un triple de Buford se llegó al tiempo intermedio con un 44-41 esperanzador.

Segunda mitad

El descanso no cambió las constantes del partido. En el tercer cuarto, el Obradoiro se atascó en ataque: tres triples de Corbacho, una doble de Pavel y otra de Kendall sobre la bocina.

El Canarias, con un juego más equilibrado, aguantó el momento más delicado, el del empate a 49 tras un misil de Corbacho. Y a partir de ahí, con Lampropoulos en racha, fue abriendo brecha. Un tiro de Kendall sobre la bocina supuso el 64-54 antes de afrontar los diez minutos finales.

Se acercó el Obradoiro a cinco en al arranque del último cuarto, y llegó a ponerse a cuatro después de un triple de Buford. Pero no pasó de ahí la reacción.

El conjunto local, muy centrado, leyó mejor el partido, en todo momento. Corrió cuando pudo y, cuando no, buscó con paciencia las situaciones de ventaja. Se llevó con justicia el triunfo y el basketaverage.

Parciales en cada cuarto: 20-15 / 24-26 / 20-13 / 20-23

Árbitros: Juan Carlos Arteaga, Carlos Cortés y Antonio Sacristán. Eliminado por faltas personales Hummel.

Incidencias: Pabellón Santiago Martín. Partido correspondiente a la vigésimo segunda jornada de la Liga Endesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El Obradoiro no encontró su sello