Vuelve la Champions para el Málaga y lo hace con otro partido para la historia. Le toca empezar los octavos de final ante uno de los 'cocos' de la competición. El Oporto. Algo así como un favorito en la sombra, que será el contrincante que aspira a bajar de la nube de ensueño a los malaguistas que viven en ella. No se lo pondrán fácil los andaluces, con mucho que ganar y poco que perder en su camino hacia la construcción de su propio sino europeo. Muchos meses de lucha no pueden echarse a perder ahora.

Llegan los de la Costa del Sol con el papel de secundario a la segunda parte del guion de la Liga de Campeones. Al igual que les pasara en la pasada liguilla de grupos, pocos confían en ellos y muchos no los ven como posibles candidatos a ser de los ocho mejores. Pero si algo ha demostrado este club es que de sorpresas vive el fútbol y el Málaga no está dispuesto a rendirse sin luchar. Manuel Pellegrini, insigne comandante en jefe de esta escuadra blanquiazul, tiene claro que lo importante es marcar.

Se podrá perder en el feudo del Dragón, aunque marcando la derrota sabría más dulce. El gol es la clave en esta eliminatoria, según dictan todos los protagonistas. Ese es el verdadero objetivo del Málaga. Marcar como visitante daría la fuerza necesaria para afrontar la vuelta con una ambición aún más desbordada. El técnico chileno llega de insuflar ánimos a los suyos tras la apurada victoria ante el Athletic en Liga. Nunca ha querido despistes en la competición local y ahora que están más tranquilos en el cuarto puesto no quiere que nadie olvide su propio destino en el viejo continente. Entre sus armas para conquistar Do Dragão tendrá que contar con Saviola, excombatiente en la antigua Lusitania de su época en Lisboa y que sabe lo que es marcar a los portuenses.

Nada será sencillo, ya que el Oporto es líder en su campeonato empatado a puntos con su máximo rival, el Benfica. En su cuenta de resultados no aparece ninguna derrota todavía en el debe. El campo ya citado es casi inexpugnable desde hace dos años. Jackson Martínez es la gran amenaza de una plantilla que no se ha visto mermada pese a las bajas de Falcao y Hulk, otrora figuras indiscutibles de la entidad. Muchos handicaps para un Málaga que no tiene miedo a nada ni a nadie en la Liga de Campeones, pero sí respeto en su visita extranjera.

Porque de la corta, aunque exitosa, andadura por Europa de este nuevo Málaga, solo una vez ha sido derrotado a domicilio en sus viajes. Precisamente en Portugal y, curiosamente, en la misma ciudad que visita, pero con el otro club del lugar. Fue en 2003, ante el Boavista durante la UEFA a la que accedió tras ganar la ya extinta Copa Intertoto. De aquellos años no está ni su presidente, sustituido por un jeque que no se sabe bien si viene o va, si se larga o se queda. Lo que es seguro que los que pisan el césped sí saben lo que quieren, algo primordial en un partido de estas características.

Recuerdos pasados en la patria de Saramago. Nuevas vivencias en la tierra que vio nacer a Magallanes. Ahora quien quiere descubrir nuevos territorios es el Málaga. Tendrán que pasar los españoles por el peaje portugués para tener la oportunidad de seguir viajando por el resto del continente.

Alineaciones probables:

Oporto: Helton, Danilo, Otamendi, Mangala, Sandro, Moutinho, Defour, Fernando, Lucho González, Valera y Jackson Martínez.

Málaga: Caballero, Gámez, Weligton, Demichelis, Sergio Sánchez, Joaquín, Camacho, Toulalan, Iturra, Isco, Baptista y Saviola.

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Oporto, nuevo fortín que asaltar por el Málaga