Super Bowl 2013: Un espectáculo comercial más allá del deporte

Efe

DEPORTES

La televisión estadounidense puede facturar más de 250 millones de dólares en publicidad

04 feb 2013 . Actualizado a las 00:46 h.

Como cada febrero la Super Bowl trasciende a su propia esencia deportiva para convertirse en el mayor escaparate televisivo del año. Más allá de quién será el vencedor entre Baltimore Ravens y San Francisco 49ers, para muchos espectadores lo emocionante de la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) ocurre en los descansos. Más de 111 millones de personas contemplaron en directo en el 2012 la victoria de los Giants de Nueva York contra los Patriots de New England, una cifra récord que demuestra el interés que genera uno de los grandes eventos del año en Estados Unidos y su valor como plataforma comercial.

Cada edición de la Super Bowl las marcas se disputan los minutos de oro publicitarios para promocionar sus productos, un fenómeno que lejos de repeler a las audiencias, ha evolucionado hasta ser un espectáculo en sí mismo, una final paralela en la que está en juego el título del mejor anuncio y en la que el público y los críticos ejercen de jurado. El domingo, sobre el césped del estadio Mercedes-Benz Superdome de Nueva Orleans, los Ravens y los 49ers pelearán por la corona de campeón del Super Bowl XLVII. En las pantallas, Budweiser, Axe, Toyota y Coca-Cola, entre más de una treintena de compañías, se verán las caras en los tiempos muertos.

Según la revista especializada en marketing Advertisting Age, CBS, cadena que emitirá el choque, ha vendido cada bloque de treinta segundos de publicidad entre 3,7 y 3,8 millones de dólares, más de lo conseguido por NBC en el 2012, 3,5 millones de dólares por anuncio. NBC facturó 250 millones de dólares por los 45 minutos de anuncios emitidos durante el partido.