SANTIAGO / LA VOZ

El Obradoiro de la pasada temporada era un equipo con mayoría de treintañeros. El que está modelando Moncho Fernández para el nuevo curso es un plantel con más presencia de los de veintipico. Y, entre ellos, el último en estampar su firma por el conjunto santiagués, que después de sopesarlo durante el fin de semana dio el sí a la propuesta. Se trata de William Buford, un alero que ha completado su etapa universitaria en Ohio State con buena nota.

El Alquimista de Pontepedriña tiene en sus manos un equipo equilibrado, en el que prima el colectivo por encima de las individualidades. Primero apostó por mantener el armazón con piezas contrastadas. A la continuidad de Corbacho se le sumaron las renovaciones de Andrés Rodríguez, Levon Kendall y Oriol Junyent. Y, entre los nuevos, uno de los primeros en llegar fue Ben Dewar, alero muy batallado en las ligas europeas, procedente del Alicante.

Todos los demás aparecen envueltos en un denominador común: buscan en el Obradoiro un trampolín que los catapulte hacia metas mayores.

Jóvenes con proyección

Es el caso de Robbie Hummel (23 años), pívot que está en la órbita de los Timberwolves de Minnesota y que se plantea su primera experiencia europea como un aprendizaje en su camino hacia la NBA; Rafa Luz (20 años), base que ya tiene recorrido en la ACB pero que quiere seguir creciendo; Jorge Sanz (19), base cedido por el Real Madrid, en busca de «minutos de calidad en la Liga Endesa», según sus propias palabras; Pavel Pumprla (26 años), alero internacional checo que anhela hacerse un hueco en la liga española; Salah Mejri (26 años), pívot internacional tunecino, de 217 centímetros de estatura, que encara su tercer año como profesional después de dos campañas en Bélgica y que tiene previsto aterrizar hoy en Santiago; y Miki García (27 años), que tras un largo periplo en la LEB no dudó un instante en cuanto el Obradoiro le abrió la puerta de una categoría superior.

William Buford es otro aspirante en busca de gloria. Compartió la camiseta de Minnesota con Hummel en la Liga de verano. Moncho Fernández se muestra muy satisfecho con su incorporación, teniendo en cuenta que el margen económico de maniobra no era muy flexible: «Desde el punto de vista humano o filosófico, creemos que se adapta al perfil que nos habíamos marcado, el de un jugador joven con muy buena trayectoria. Viene de un programa excepcional, en Ohio State. Viene a demostrar que tiene sitio en el baloncesto profesional».

Respecto a sus cualidades, añade: «En el aspecto técnico, es un jugador del que destacaría la polivalencia. Puede ser un dos o un tres, aunque creo que está más cercano al escolta. También sobresale por la calidad defensiva. Viene del mejor equipo defensor de su país».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

El Obradoiro se quita años