El baloncesto lleva a Suecia a dos talentos ferrolanos

El entrenador Sergio Cubeiro y el jugador Julián López recalan en el Eskilstuna


ferrol / la voz

Hasta Eskilstuna, en Suecia, llevó este verano el baloncesto a dos ferrolanos que se abren paso sin importarles fronteras. El equipo de la pequeña ciudad de 60.000 habitantes, unos 100 kilómetros al Oeste de Estocolmo, acoge desde hace tres semanas al entrenador Sergio Cubeiro y el jugador Julián López. Viven una experiencia diferente en un país donde el deporte de la canasta no cuenta con la popularidad de España.

Sergio Cubeiro pasó la temporada pasada en Palma, donde dirigió a otros jugadores de la comarca como David Cela y Luis Otero. Hace meses, tuvo una primera toma de contacto en Eskilstuna, cuando acudió a participar en tareas formativas. De aquella experiencia salió una propuesta de trabajo en el equipo local, que milita en la segunda división sueca. «Tengo la ventaja de estar muy bien comunicado con ciudades como Kaunas, donde iré a ver trabajar a Joaan Plaza, nuevo entrenador del Zalguiris, y Belgrado, donde seguiré asistiendo a las sesiones de trabajo del Estrella Roja, como ya hice este año», explica a través del correo electrónico.

Cubeiro había dirigido en las categorías inferiores del Galicia a Julián López, al que le propuso un contrato FIBA para iniciar una nueva etapa. El jugador ferrolano, de 18 años, llevaba dos temporadas en la cantera del Marín, con el que fue noveno en el Campeonato de España júnior, y también participó en algunos partidos con el primer equipo en la EBA. Allí le dirigió otro ferrolano, Alberto Abalde. Terminado el bachiller, decidió «probar la aventura sueca y perfeccionar idiomas», tal como explica su padre, César López.

«Un sitio muy tranquilo»

«Este es un sitio muy tranquilo, donde se vive bien. Llevamos entrenando tres semanas y la verdad es que estamos contentos. La gente se va adaptando aún al nuevo ritmo de entrenamiento, pero las cosas van funcionando poco a poco», explica Julián López, que destaca la comodidad de las instalaciones que el club pone a su disposición.

Julián López, que suele actuar como base o escolta gracias a sus 189 centímetros, también entrenará a un equipo de la cantera de la ciudad de hierro, como se conoce a Eskilstuna. «Es un buen sitio para poder vivir. Disponemos del pabellón casi las 24 horas del día, el nivel de los entrenamientos es muy bueno y puedo mejorar el inglés, algo que me interesa muchísimo», explica el jugador.

Cubeiro coincide en el atractivo idiomático de vivir en Suecia. «Es una oportunidad interesante para poder entrenar y trabajar con el inglés a diario, y las facilidades que nos dan son enormes», argumenta el entrenador ferrolano.

Instalaciones de otro nivel

«Aunque el baloncesto no es un deporte mayoritario en Suecia, el club tiene toda la estructura y las instalaciones para estar a otro nivel. Contamos con más de 20 equipos en categorías de base, entre masculinos y femeninos, más el sénior y la sección de baloncesto adaptado en silla de ruedas. Se realizan actividades a lo largo de todo el año para atraer masa social al club y la temporada finaliza con un torneo internacional en el que se concentran equipos cadetes y júniors de Alemania, Finlandia, Lituania e incluso España», añade Cubeiro.

Jugadores lituanos

La primera división sueca cuenta con un gran número de jugadores lituanos. Y en la segunda, de un nivel algo inferior, a los jugadores locales les faltan conceptos de juego cinco para cinco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El baloncesto lleva a Suecia a dos talentos ferrolanos