España estará en la final. Este jueves conocerá a su rival, que saldrá del duelo entre Alemania e Italia. La selección dirigida por Vicente del Bosque sobrevivió a uno de sus peores partidos y apeó a Portugal de la Eurocopa en la tanda de penaltis. Tras un partido muy trabado, lleno de imprecisiones, y con un arbitraje muy permisivo, especialmente con el juego duro de los portugueses, España vuelve a tocar la gloria y roza una gesta que nadie ha conseguido nunca: fundir una Eurocopa, un Mundial y una Eurocopa en una triple corona .

Mucho ha dado que hablar la relación personal entre Ramos y Piqué antes del inicio de la Eurocopa. Pero los centrales de la selección, con la aportación de Casillas, completaron una primera mitad sensacional, en la que soportaron todo el peso del equipo. Los futbolistas españoles parecieron intimidados ante el empuje de los portugueses, que presionaron más y mejor, que metieron el pie con más fuerza y que demostraron tener más gasolina. Lo cierto es que la selección española no encontró su sitio durante todo el primer acto. Portugal, que realizó un despliegue físico a la altura de muy pocos, ahogó con cierta facilidad la circulación de pelota del conjunto español. Incluso en los tramos que los lusos rebajaron la presión, España cometió errores no forzados en balones aparentemente sencillos. Además, los portugueses también hicieron gala de que dominan el otro fútbol. El que busca intimidar al rival. Las caricias, los cachetes y los pescozones abundaron sobre el césped de Donetsk. Pero incluso así, despistados, el equipo de Del Bosque demostró una solidez formidable y no concedió ocasiones.

La apuesta de Del Bosque por Negredo en el once no resultó y el delantero del Sevilla se convirtió en la piñata perfecta para los centrales portugueses. Álvaro Negredo solo disfrutó de un balón en condiciones que acabó con un disparo de Iniesta rozando el larguero.

Navas y Cesc volvieron a reanimar el ataque de España

El salmantino, tras comprobar que el equipo volvía a entrar al campo con el pie cambiado, miró a su alrededor en busca de soluciones y ordenó la entrada de Cesc y Navas. Y España experimentó una mejoría. El catalán imprimió carácter y el andaluz velocidad y comenzó a igualarse la batalla en el medio del campo. Porque el partido de esta noche fue una batalla en toda regla. Los portugueses, capitaneados por Pepe y Bruno Alves, una suerte de Bud Spencer y Terence Hill con botas de fútbol, endurecieron su juego varios grados. En ataque se encomendaron a una aparición de Cristiano Ronaldo, pero la estrella del Madrid se golpeó una y otra vez contra la trinchera ideada por los centrales españoles. El de Madeira tuvo dos oportunidades hacia el final del encuentro, cuando un gol te manda a casa, pero no encontró la red defendida por Casillas y el partido se fue a la prórroga.

España disfrutó de su mejor ocasión en botas de Iniesta, pero el disparo a bocajarro del manchego, cuando medio país ya celebraba el gol, pegó en el muñeco. Con los dos equipos rotos, se impuso la categoría de los jugadores españoles. Pedro pudo evitar la suerte de los penaltis, pero se lió con el repliegue de la defensa y Coentrao le rebañó la pelota.

Se llegó a la tanda de penaltis y las cosas no pudieron empezar peor para los españoles. Rui Patricio adivinó el disparo de Alonso. Pero apareció el de siempre, Casillas. El de Móstoles atajó el lanzamiento de Moutinho y enmendó el error de su compañero. Iniesta, Pepe, Piqué y Nani convirtieron. Llegó el turno de Ramos, con fantasmas recientes, pero más reciente estaba la ejecución de Pirlo contra Inglaterra y el central de Camas ejecutó su lanzamiento de Panenka, redondeando su imperial partido. Le tocó replicar su lanzamiento a Bruno Alves. El portugués optó por la potencia y el balón golpeó al larguero. Cesc asumió la responsabilidad del quinto y envió a España a la final. Mandó a Kiev a un equipo que está muy cerca de convertirse en leyenda.

Ficha técnica

0 (2) - Portugal: Rui Patricio; Joao Pereira, Bruno Alves, Pepe, Fabio Coentrao; Meireles (Varela, m. 112), Miguel Veloso (Custodio, m. 105), Moutinho; Nani, Hugo Almeida (Nelson Oliveira, m. 76) y Cristiano Ronaldo.

0 (4) - España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Xabi Alonso; Silva (Navas, m. 60), Xavi (Pedro, m.

87), Iniesta; y Negredo (Cesc, m. 54).

Penaltis: 0-0: Xabi Alonso, para Rui Patricio. 0-0: Moutinho, para Casillas. 0-1: Iniesta, gol. 1-1: Pepe, gol. 1-2: Piqué, gol. 2-2: Nani, gol. 2-3: Sergio Ramos, gol. 2-3: Bruno Alves, al larguero. 2-4: Cesc, gol.

Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía). Amonestó a los españoles Sergio Ramos (m. 40), Sergio Busquets (m. 60), Arbeloa (m. 83) y Xabi Alonso (m. 112) y a los portugueses Pepe (m. 61), Joao Pereira (m. 64), Bruno Alves (m. 85) y Veloso (m. 90).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
56 votos

España vence a Portugal en los penaltis y jugará la final de la Eurocopa