Mercedes se encamina hacia el paraíso de la fórmula 1

Rosberg también dominó en los libres de Baréin


Manama / colpisa

Venció en Shanghái hace unos días, con la pole en el bolsillo, y en los libres de Baréin ha dejado claro que aquello no fue flor de un día. Nico Rosberg se llevó el mejor tiempo de la jornada de ayer en el trazado bahreiní, y fue el único, además, en bajar de 1.32. Casi medio segundo después, y con nueve vueltas rodadas menos en el global, entró Mark Webber, seguido por su compañero Sebastian Vettel. Los Red Bull sufrieron, pero mantienen intactas sus opciones de cara a la carrera, ya que para la pole está claro que los favoritos son los monoplazas propulsados por motores Mercedes. Y es que la escudería que dirige Ross Brawn no fue la única en mostrarse muy fuerte en este regreso de Baréin al calendario.

Lewis Hamilton, que fue el más rápido en la primera tanda de libres, consiguió el cuarto tiempo de la jornada y fue el último en quedarse a menos de un segundo del tiempo de Rosberg, justo por delante del otro Mercedes, el de Michael Schumacher. El Kaiser protagonizó uno de los pocos incidentes de la jornada, cuando a falta de unos 20 minutos para el final de la sesión, él y Vettel estuvieron a punto de tocarse cuando el de Red Bull casi se estampa con el Mercedes en la dificilísima curva 10 del circuito. Nada más allá que una bonita imagen, ya que ni se tocaron ni llegaron a echarse ningún tipo de bronca. Veremos si se mantiene este fair play si mañana se encuentran en la pista.

En cuanto a Fernando Alonso, nada nuevo bajo el ardiente sol de Baréin, ni siquiera la distancia con Felipe Massa, que fue el rutinario medio segundo. En una pista que no les ayuda en absoluto, el español consiguió el octavo tiempo.

La suerte está echada de cara a la clasificación de esta tarde (13 horas, Antena 3).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Mercedes se encamina hacia el paraíso de la fórmula 1